Público
Público

Los menores extranjeros toman menos drogas

El 81,2% de jóvenes españoles ha ingerido alcohol y el 35,2% ha fumado cannabis, frente al 48% y el 32% de los extranjeros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los inmigrantes menores de edad consumen menos drogas que los españoles, según el estudio Procesos de Menores y Consumo de Drogas, que presentó hoy la Asociación de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes en España.

La mayoría de sustancias analizadas (tabaco, alcohol, tranquilizantes, cannabis, éxtasis, éxtasis líquido, anfetaminas y alucinógenos) son más comunes entre los menores españoles: el 81,2% ha ingerido alcohol y el 35,2% ha fumado cannabis, frente al 48% y el 32% de los extranjeros, respectivamente.

No obstante, el análisis desprende que el 10,8% de los foráneos de entre 14 y 18 años ha consumido cocaína alguna vez, mientras que la media nacional es del 5,1%. Además, el 4,8% de estos inmigrantes también han inhalado pegamento, la droga más barata, frente al 2,7% de los españoles.

El estudio, en el que han participado 260 menores inmigrantes residentes en Madrid, Andalucía o Cataluña, analiza los dos colectivos con más riesgo de consumir drogas: los menores reagrupados, que emigran para reunirse con sus familiares y los menores no acompañados en España, que llegan solos y están tutelados por las Comunidades Autónomas.

Este último caso es el de Anouar, un joven magrebí que tenía 14 años cuando su padre le explicó que debía buscarse la vida y trabajar. 'Unos amigos me comentaron que España estaba bien y me fui al puerto'. Después, se escondió debajo de un camión y llegó a España, donde estuvo en la calle hasta que la Policía lo detuvo y lo ingresó en un centro de menores.

Según la socióloga y coordinadora del estudio, Nuria Cano, este perfil es el que tiene más posibilidades de caer en el consumo de drogas porque, al estar solos, 'sufren un desarraigo familiar'. Por si fuera poco, tienen que luchar con una realidad muy diferente a la que ellos habían imaginado.

El hecho diferenciador entre éstos (que consumen más drogas que sus compatriotas) y los menores reagrupados, es encontrarse 'en soledad y desamparo en el país de acogida'.