Público
Público

El Metro de Madrid vuelve al paro con servicios mínimos

La decisión de los empleados de la compañía llega después de varias rondas de negociación con la dirección de la empresa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Metro de Madrid volverá a la huelga el miércoles y viernes aunque 'de momento' se respetarán los servicios mínimos exigidos por la empresa. La asamblea de trabajadores decidió rechazar la última propuesta del Gobierno de Esperanza Aguirre, que ofrecía a la plantilla un recorte en las retribuciones del 1,5%, para llegar al objetivo de ahorro de 7,9 millones que se ha fijado la comunidad.

Los trabajadores han deses-timado esta oferta porque se ofrecieron alternativas de ajuste en otras partidas que Metro ha rechazado. El portavoz del comité de huelga, Antonio Asensio, cree que, con su actitud, la empresa demuestra que lo que pretende es 'cargarse el convenio colectivo sí o sí' porque no ha atendido a razones para otros recortes, como la publicidad. Según informó Público en su edición del lunes, Metro de Madrid se ha gastado en cuatro años 51,6 millones de euros en publicidad.

Sin embargo, Aguirre ha puesto como condición sine qua non que los 7,9 millones que pretende ahorrar este año, salgan de gastos de personal. 'Está jugando con la dignidad de 7.000 familias', asegura Asensio. En las diferentes reuniones que se sucedieron la semana pasada, empresa y comité habían llegado a acordar un recorte de gasto de 4,5 millones de euros que salían de partidas como formación u horas extra.

Las negociaciones se rompieron el sábado por la mañana, cuando la empresa exigió que los más de cuatro millones de euros que aún quedaban por pactar salieran de los bolsillos de los trabajadores, un punto por el que la plantilla ya había advertido que no iba a pasar.

Asensio dice que los casi 2.000 trabajadores que se reunieron este lunes en las dos convocatorias de asamblea (para el turno de mañana y el turno de tarde) se sentían 'indignados' por la propuesta de Aguirre. Pese a todo, los trabajadores han suavizado la convocatoria de huelga, que en principio era para el resto de la semana. Finalmente, sólo se parará el miércoles y el viernes. El comité de huelga cumplirá los servicios mínimos estipulados por la empresa (un 70% en hora punta y un 50% en valle) como 'vía de negociación', pero no descarta un recrudecimiento de los paros si no cambia la actitud de Metro. Un 40% de la plantilla de la empresa está de vacaciones.

El conflicto en el suburbano se desató cuando el Parlamento madrileño aprobó recortar un 5% el sueldo a las empresas públicas de la comunidad, aduciendo que así aplicaba las medidas de ajuste impuestas por el Gobierno central. Sin embargo, la ley de medidas de ajuste no contempla esta reducción en las empresas públicas porque romper los convenios colectivos de forma unilateral es ilegal.

Ante esta maniobra de Aguirre, los trabajadores convocaron la huelga el pasado 29 de junio. Como medida de presión, cerraron por completo el suburbano durante dos días, sin cumplir los servicios mínimos que dicta la propia Comunidad de Madrid, que ha abierto cerca de un millar de expedientes.