Público
Público

Mil años de cárcel para el etarra Olarra Guridi

La Audiencia Nacional le considera culpable de 95 delitos de asesinato terrorista en grado de tentativa. Pasará un máximo de 30 años en la cárcel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a 1.000 años de cárcel al exdirigente etarra Juan Carlos Olarra Guridi por ordenar la realización de varios atentados en Madrid, entre ellos el perpetrado el 6 de noviembre de 2001 contra el exsubsecretario de Política Científica Juan Junquera en la calle Corazón de María, en el que resultaron heridas 95 personas.

Los magistrados de la Sección Tercera, presididos por Alfonso Guevara, han encontrado al etarra culpable de 95 delitos de asesinato terrorista en grado de tentativa, dos de estragos y un delito adicional de depósito de armas y explosivos, según consta en la sentencia hecha pública este miércoles. El tribunal ha condenado además a penas de diez años de cárcel a los etarras Ivan Apaolaza, Oier Goitia y Gorka Palacios, que eran subordinados de Olarra Guridi. Se les atribuye un delito de depósito de armas y explosivos.

Los magistrados de la Audiencia Nacional consideran probado que la dirigente etarra Ainhoa Múgica, ya condenada por estos hechos, y Juan Antonio Olarra aprovecharon la tregua decretada por ETA en septiembre de 1998 para entrenar en un piso en Francia a varios terroristas, entre ellos a Apaolaza y Palacios. Los dirigentes etarras ordenaron a Apaolaza, Palacios y la ya condenada Ana Belén Egües crear el denominado comando Buru Ahuste, un grupo que operó en Madrid aunque su principal piso franco se encontraba en Salamanca.

El comando, que actuaba a las órdenes de Olarra, recibió a finales de noviembre de 1999 abundante material para la fabricación de explosivos. En febrero de 2000 se sumó al grupo el acusado Oier Goitia, y a lo largo del año 2001 lo hicieron los etarras Aitor García Aliaga, Manex Zubiaga y Lexuri Gallastegi, todos ellos ya condenados por estos hechos. El comando recabó información sobre posibles objetivos de atentados terroristas, entre los que destacan el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, al que estuvieron vigilando entre mayo y julio de 2001. También hicieron seguimientos sobre los exconcejales del PP en el Ayuntamiento de Madrid Adriano García y María Antonia Suárez Cuesta.

En marzo de 2001 el grupo terrorista intentó en varias ocasiones acabar con la vida del consejero del Tribunal de Cuentas Paulino Martín, un atentado que finalmente no pudieron llevar a cabo por dificultades técnicas. En la mañana del 6 de noviembre de 2001, los miembros del comando Aitor García, Ana Belén Egües, Manex Zubiaga y Lexuri Gallastegi colocaron un coche-bomba en la calle Corazón de María de Madrid y lo detonaron al paso del vehículo en el que viajaba el exsubsecretario de Política Científica Juan Junquera, al que habían estado vigilando varios meses. La explosión hirió a 95 personas, aunque los terroristas no consiguieron asesinar a Junquera.

Tras el atentado, Egües y García fueron detenidos gracias a la interveción de un ciudadano que, tras observar como huían del lugar de los hechos, les siguió durante varios minutos con su vehículo y alertó a la policía. La sentencia especifica que, a pesar de la pena impuesta, el límite de privación de libertad para Olarra 'no excederá 30 años', según estipula el antiguo Código Penal. Además de los 1.000 años de cárcel, el tribunal ha condenado a Olarra Guridi a indemnizar a las víctimas del atentado, una de ellas con un millón y medio de euros. El tribunal ha basado su condena en las huellas halladas en el piso franco utilizado por los etarras en Salamanca, así como en las declaraciones prestadas por los propios terroristas.