Publicado: 28.08.2011 20:16 |Actualizado: 28.08.2011 20:16

Miles de personas protestan contra la reforma constitucional

Los manifestantes exigen poder votar en un referéndum. Convocan nuevas protestas el martes en las inmediaciones del Congreso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de ciudadanos se han manifestado en una decena de capitales españolas para protestar por la urgencia con la que PP y PSOE han pactado la reforma de la Constitución en la que se limitará el déficit público y pedir, asimismo, la celebración de un referéndum en el que puedan pronunciar su opinión sobre lo que ya han bautizado como "reformazo". Las marchas, que fueron convocadas por las plataformas Democracia Real Ya (DRY), Juventud Sin Futuro y el Movimiento 15-M, transcurrieron con tranquilidad y sin incidentes.

Madrid y Barcelona fueron escenario de las protestas más numerosas aunque, al celebrarse el último domingo de agosto, acudieron menos manifestantes que a convocatorias anteriores del 15-M. En Andalucía, hubo concentraciones en todas las capitales salvo Sevilla, donde está convocada para el lunes. En Valencia, Bilbao, San Sebastián, Santiago y Tenerife, entre otras capitales, los manifestantes exigieron al unísono un referéndum sobre la reforma.

"Siempre nos han dicho que la Constitución es intocable"

Una pancarta con el lema "Contra esta reforma de la Constitución. Ni un paso atrás" encabezó la manifestación de Madrid, que consiguió reunir a miles de participantes (2.000 según la Policía), mientras que la Barcelona congregó a un millar largo de ciudadanos. En todas las marchas y concentraciones sobrevoló el mismo motivo de indignación: la rapidez con que los dos principales partidos han acordado limitar la deuda pública en la Carta Magna y la urgencia con que PSOE y PP pretenden aprobarla sin referéndum previo. No será la única protesta contra la reforma: por la noche, la Asamblea de Sol aprobó una concentración en Neptuno, en las cercanías del Congreso, para el martes a las dos de la tarde. A esa hora, el pleno convocado para iniciar la aprobación de la reforma habrá acabado o estará a punto de hacerlo.

"Siempre nos han dicho que la Constitución es intocable y de repente se han sacado del bolsillo una reforma impuesta desde los mercados y desde la Unión Europea", criticó durante la manifestación Marta, portavoz de Acampada Sol. "Además, se incide en la deuda pública, no en la privada, porque siguen esperando que nosotros paguemos su crisis", protestó.

De hecho, los manifestantes están convencidos de que limitar el déficit supondrá futuros recortes en derechos sociales. "Esto es un paso más en la política de recortes de los servicios públicos", apostilló Marta. "Es una vergüenza que nos mientan con un techo de gasto que luego se recortará de lo social", aventuró también Dani, un joven de 25 años que participa en la asamblea de Móstoles.

Silbatos, cacerolas y palmadas calentaron el ambiente

Pero además de poner trabas al "reformazo" de la Constitución, los indignados pidieron ayer, de nuevo, un referédum. "¡Que consulten con el pueblo!", exigió Paquita, una mujer de 71 años que acudió a la marcha ataviada con una bandera de la República. "Los políticos han vuelto a dejar claro que no cuentan con nosotros", lamentó María D'Antona, portavoz de DRY, que espera que la manifestación sirva para concienciar a los diputados para que apoyen una consulta popular.

En Barcelona, la manifestación empezó en forma de concentración en la Plaza de Catalunya. En un rincón, un grupo de jóvenes pintaban carteles y pancartas con lemas como "Sacad el dinero de los paraísos fiscales" o "Democracia, ¿dónde estás?". Y poco a poco, los que querían estar fueron llegando. "Aprovechan agosto para cambiar la Constitución", rezaba el cartel que llevaba Cecilia, una vecina de Barcelona no dudó en salir a la calle: "Es una maniobra con alevosía, no decían que la Constitución no se podía cambiar?".

Silbatos, cacerolas y palmadas calentaron el ambiente de una convocatoria que reunió a un millar de personas que no tardaron en corear al unísono lo de "¡No hay pan para tanto chorizo!" y lo de "¡Que no, que no nos representan!". Una vez decidido el recorrido de la manifestación, el grupo empezó a bajar por las Ramblas de manera pacífica pero cortando el tráfico en sentido de bajada.

La pancarta de la cabecera de la marcha rezaba: "Cómo le explicarás a tus hijos que perdiste lo que ganaron tus padres". Los manifestantes clamaron por un referéndum vinculante.

El martes, primer pleno
El Congreso iniciará el martes los pasos para lanzar la reforma sin referéndum previo. Lo hará en un pleno convocado a las 10.00 h. en el que los diputados votarán tramitar la modificación del artículo 135 por vía de urgencia. Habrá una votación sobre el texto y se abrirá el plazo de enmiendas.

Viernes, votación final
El viernes, el Congreso debatirá las enmiendas y votará la aprobación del texto definitivo para su remisión al Senado, que ha de aprobar la proposición de la ley antes del día 10 para reservar los 15 días establecidos por si el 10% de una de las dos Cámaras decide pedir un referéndum.