Público
Público

Miles de profesores claman contra los ajustes de Feijóo

Unas 15.000 personas salieron ayer a la calle en Santiago en la primera gran manifestación del sector en contra de los recortes hechos por las autonomías

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al grito de “conselleiro mentireiro, onde metes o diñeiro” (conselleiro mentiroso, dónde metes el dinero), varios miles de profesores de Primaria y de Secundaria –15.000 según los sindicatos– se manifestaron ayer por las calles de Santiago de Compostela contra la política de recortes en el sector educativo de la Xunta de Galicia, que se traduce en ambas etapas educativas en un incremento del horario lectivo y en la reasignación de funciones del profesorado.

Ello conllevará, además, 800 plazas menos para los interinos. Los docentes respondieron de forma masiva a la llamada a la movilización efectuada por las seis centrales sindicales, que representan a los 32.000 docentes que forman la enseñanza pública gallega.

Una tijera de enormes dimensiones y dos cabezudos que caricaturizaban al presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, y al conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, abrieron la marcha, que arrancó en el centro de la ciudad y que concluyó, dos horas después, frente a los edificios administrativos del Ejecutivo autonómico. Al término del recorrido, una representante del colectivo puso voz a las reivindicaciones de la comunidad educativa. Los docentes consideran que sufren una “campaña de desprestigio” con el único objetivo de revalorizar el modelo de enseñanza concertada.

En términos parecidos, el portavoz nacional del sindicato CIG-Ensino, Anxo Louzao, alertó a la ciudadanía de que las medidas adoptadas redundan en la calidad de la enseñanza porque “supone la contratación de 800 profesores menos, que desaparezcan 156 unidades escolares y el cierre de 14 escuelas unitarias, mientras que se amplían las ayudas a los centros privados-concertados”.

En opinión de este sindicalista, la política de recortes del Gobierno de Núñez Feijóo derivará en “aulas masificadas y la desaparición de las clases de apoyo y de refuerzo”, lo que traerá como consecuencia que “las necesidades educativas especiales no sean atendidas”. Louzao, que reclamó la dimisión del responsable de Educación, solicitó la retirada de las medidas impuestas por suponer “el ataque más grave que ha sufrido nunca la enseñanza pública”.

El representante de UGT, Marcelino Brea, calificó por su parte la marcha de “toque de atención” a la Administración gallega y criticó que el conselleiro de Educación haya afirmado públicamente que existen otras áreas “mucho más importantes” [que la educación] que también están sufriendo recortes, lo que, según Brea “deja clara cuál es su actitud”. Desde el BNG, Guillerme Vázquez, acusó a Feijóo de aplicar una política de “sudar la camiseta para ser el que recorta más y antes en el ámbito del Estado”.

El Gobierno regional, en boca del director general de centros y recursos humanos de la Consellería de Educación, José Manuel Pinal, defendió los cambios introducidos porque “mejoran la calidad de la enseñanza”. “Las medidas contribuyen a que se dedique más tiempo a los niños que más lo necesitan con mayor dedicación del profesorado”, apuntó. A continuación, esgrimió un informe según el cual Galicia es la tercera autonomía con mejor ratio de alumnos por clase.

El alto cargo de la Xunta justificó esta misma semana el aumento del horario lectivo de los docentes porque “esas horas son de libre disposición” y durante ese tiempo “los profesores se iban a su casa”.

El profesorado navarro también estaba ayer llamado a concentrarse a las puertas de los centros públicos de la Comunidad Foral en señal de protesta por la política de recortes de plantilla. Cientos de profesores de Secundaria protestaron también en contra del tijeretazo que está llevando a cabo el departamento de Educación, sin que esto, según la citada Consejería, haya alterado el normal funcionamiento de los centros, informa Efe. La convocatoria de concentraciones en los diferentes centros coincidió con el inicio del curso en la mayoría de ellos (aproximadamente el 70 %).

La movilización fue acordada en una asamblea celebrada en Pamplona el pasado día 6. En la reunión los nueve sindicatos del área defendieron la necesidad de adoptar alguna medida de presión. “En este inicio del curso escolar no va a haber normalidad y va a faltar mucho profesorado”, señalaron los sindicatos.

Desde el departamento de Educación indicaron que el inicio del curso había comenzado “con normalidad” en los 72 de los 114 centros de Secundaria.