Público
Público

Miles de reflexiones inundan la Puerta del Sol tras el grito mudo

El epicentro de las protestas, en la plaza madrileña, acogió anoche la mayor cantidad de ciudadanos desde que se iniciaron las acampadas el pasado lunes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las comisiones que organizan la acampada en la madrileña Puerta del Sol lanzaban esta mañana un mensaje de tranquilidad: 'No va a pasar nada'.

Con esas palabras, una de las integrantes de la organización trataba de acallar los rumores que rondan sobre un posible desalojo. 'Va todo genial', insistían a la vez que subrayaban que la Policía no les obligaría a dejar la plaza, informa Pablo Machuca. 

El movimiento mira hacia adelante y ya organiza el día después al 22-M. Según han acordado en asambleas, el próximo 28 de mayo celebrarán reuniones en cada barrio madrileño. 

La madrugada del sábado congregó al mayor número de ciudadanos desde que, el pasado lunes, tuviera lugar la primera acampada que arrancó con un centenar de personas en la Puerta del Sol y un desalojo a última hora.

Anoche, en cambio, la situación era bien distinta. La Policía, que tenía orden de no intervenir salvo altercados, fue invitada por los miles de participantes en la protesta a unirse al movimiento, 'Policía únete', gritaban algunos.

El despliegue de ingenio de los allí presentes se plasmaba en los carteles y consignas lanzadas al aire, dirigidas a dejar claro la intención reflexiva de la jornada que comenzaba: 'La voz del pueblo nunca será ilegal', rezaban algunas pancartas y otras recordaban: 'No somos antisistema, el sistema es anti nosotros'. 

El número de personas que acudieron a la concentración fue aumentando a lo largo de las primeras horas de la noche hasta alcanzar a las 00.45 una cifra de entre 22.000 y 24.000, según una estimación de Lynce.

Las instrucciones para participar en el acto simbólico del grito mudo eran claras: a las 23:44 horas había que taparse la boca con esparadrapos que entregaban los voluntarios de las comisiones y a las 23:45 retirárselo para comenzar a emular un grito ahogado.

Tras un aplauso silencioso —moviendo las manos en alto— se rompió el sigilo con palmoteos sonoros, silbidos, caceroladas y lemas, 'que no, que no nos representan, que no...'.

'Hay que hacer acciones, movilizar, y que desde las facultades se nos explique lo que está pasando aquí'

'Si viene la Policía, sacad las uvas y disimular', decían algunos, otros, se felicitaban el año. Y un emblema más hacía de frente común: 'Ahora somos todos ilegales', en referencia a la decisión de la Junta Electoral Central de prohibir la concentración en la Puerta del Sol durante la jornada de reflexión previa a las elecciones del domingo 23. 

A la una de la mañana comenzó un debate para reflexionar 'por qué hemos llegado hasta aquí y cual debe ser la respuesta de la universidad', aclaraban los moderadores en el encuentro celebrado en las proximidades de la Puerta del Sol.

Miembros de la comunidad universitaria plantearon propuestas sobre la labor que tiene que encarar la Universidad para dar continuidad al movimiento. 'Pensamos en pequeño para algo que es muy grande', avanzaba Ramón, estudiante de Ciencias Políticas. 'Queremos una segunda transición en la universidad; basta ya de planes de estudio de 1950', se quejó para después proponer: 'Deberíamos poder elegir las cátedras y los planes universitarios por referéndum'.

El déficit democrático en el seno de la universidad fue una de las preocupaciones que estudiantes y profesores pusieron en evidencia en el debate. 'Nos dan a elegir entre un candidato u otro y nos dicen que votemos, esa no es la democracia que queremos', subrayaba Carmen.


 Foto: un momento del debate universitario de anoche

Luis reivindicaba la presencia de la universidad en la sociedad: 'Hay que hacer acciones, movilizar, y que desde las facultades se nos explique lo que está pasando aquí'. 

El profesor de la Universidad Complutense Juan Carlos Monedero planteó la crisis de legitimidad que tendrá la clase política tras el próximo 22-M a tenor de las movilizaciones.

Un estudiante de la Autónoma de Madrid invitaba a mantener en el tiempo las protestas y a pensar el modo de continuar la organización: 'A través de la universidad o con asambleas propias del movimiento', propuso. 

Con los jóvenes, los mayores también tenían mucho que decir. Juan y Miguel, dos parados de 58 años, se congratulaban de las jornadas de reivindicaciones de los días anteriores y del día de reflexión que pensaban vivir en la Puerta del Sol. 'Llevo más de 40 años esperando que algo así suceda', decía Miguel. 'Hay que llegar a Mayo del 68', aspiraba Juan.

'Si viene la Policía, sacad las uvas y disimular', decían algunos

Pasadas la cuatro de la mañana, los encargados de informar a los asistentes sobre las diferentes actos y noticias anunciaron que finalizaban la megafonía hasta la mañana con el fin de no molestar a aquellos que querían conciliar el sueño. 

Público narra lo que está pasando en la Puerta del Sol a través de Twitter.