Público
Público

Militares estadounidenses sustituyen como esquiroles a los huelguistas de la base de Rota

"Se trata de un personal sin cualificación, que puede provocar graves riesgos para las instalaciones", denuncia José Peña, secretario del comité de empresa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Militares estadounidenses destinados a la Base de Rota vienen sustituyendo desde el viernes a los trabajadores civiles de la empresa CAV Europa S.L.U, que opera en el aeropuerto de dicho recinto militar y que se encuentran en huelga por desacuerdos salariales con dicha compañía. La sustitución que llevan a cabo estos inesperados esquiroles incluye incluso a los servicios mínimos autorizados durante este conflicto.

'Se trata de un personal sin cualificación, que puede provocar graves riesgos para las instalaciones', denuncia José Peña, secretario del comité de empresa, a las puertas de la base española que tiene cedidas amplias competencias para la utilización de su aeródromo y atraques a unidades aeronavales de Estados Unidos.

El comité pretende denunciar este lunes esta extraña situación ante la Junta de Andalucía y la Inspección de Transporte, precisamente por lo que comporta como 'riesgos para la integridad física' de los propios operarios y por cuanto dicha decisión conculca el derecho a la huelga.

'No vamos a saber cada día cuándo entramos a trabajajar y cuándo vamos a salir'

A su lado, otros miembros del comité como Alfonso Román o Manuel Adama enumeran los peligros que conlleva la incorporación de ese personal sin experiencia en tales funciones: 'Se extralimitan en la velocidad, no tienen permiso para conducir determinados vehículos como los autobuses con discos tacográficos e incluso ya han provocado desperfectos en las señales luminosas de la pista de rodaje'.

Los trabajadores emprendieron el pasado viernes una huelga de quince días que afecta a 180 empleos directos o indirectos que actualmente prestan sus servicios en esta empresa. A juicio del comité, la dirección de la misma está llevando a cabo un 'uso abusivo' de la última reforma laboral, por lo que pretende forzar a la plantilla a un régimen distinto de horas extraordinarias, pero también a 'flexibilizar la jornada laboral y facilitar la movilidad de los empleados'.

A juicio de los sindicalistas, 'la empresa ha aprovechado el tirón de la reforma laboral para utilizarlo como arma debilitadora contra nosotros'. 'No vamos a saber cada día cuándo entramos a trabajar y cuando vamos a salir', denunciaba Peña el pasado viernes, durante la primera concentración que llevaron a cabo en la Plaza del Triunfo de Rota, una ciudad que ya vivió hace varios años una dura negociación con las autoridades estadounidenses que no reconocen la interlocución de los sindicatos ni siquiera en las áreas civiles de la base: ' La reforma, en especial, los puntos que la empresa esgrime son para empresas pequeñas o para empresas con problemas como pueden ser las horas extras obligatorias, cambios de cuadrantes de turnos, la jornada irregular o el preaviso para ejecutar cualquier cambio de 4 horas. Esto nos llevaría en caso de aceptarlo, a que el trabajador nunca supiera cuándo empieza o termina su jornada de trabajo ya que también puede pedirle que realice más horas, y ello supondría estar pendiente de una llamada todo el tiempo, y con ello, le impediría organizar su vida laboral y familiar'.

'Los trabajadores queremos que nuestros derechos no se vean afectados'

El próximo miércoles 29, los trabajadores se manifestarán hasta las puertas del Ayuntamiento de la Villa, a fin de pedir el respaldo del resto de la población local que parece aguardar como en los viejos tiempos la masiva llegada de soldados y personal civil que conllevará la incorporación del escudo anti-misiles a este enclave castrense, que sigue siendo esencial para el despliegue de la VI Flota en el Mediterráneo, así como para el nuevo mando Africom que operará desde la Base de Tan Tan en Marruecos.

'Los trabajadores no queremos un aumento salarial, simplemente que nuestros derechos por la reforma laboral no se vean afectados, que se negocie -remachan los sindicalistas-. La empresa no presenta ningún tipo de pérdidas económicas, por lo que no tiene motivos para adoptar medidas contra los derechos de los empleados'.

Tras dieciocho meses de negociación, Comisiones Obreras decidió convocar la huelga ante el fracaso de la negociación del convenio colectivo y se encuentra previsto que finalice el próximo 7 de septiembre. Mientras la empresa insiste en que ha aumentado la plantilla en un 10% durante los dos últimos años, el sindicato entiende que ahora prefiere quedarse con 'el mínimo personal pese a que así ponga en riesgo la integridad del trabajador ante la mirada consentida de los militares americanos'.

Así, y según la empresa, tras 18 meses de negociaciones el Comité de Empresa la plantilla del aeropuerto de la Base de Rota 'ha roto las negociaciones y convocado 14 días de huelga porque considera insuficientes los incrementos salariales ofrecidos por la plantilla y la mínima movilidad funcional que se deriva de la última reforma laboral'.