Público
Público

Militares y expertos en emergencias refuerzan el dispositivo en El Hierro

La UME podría poner en marcha un albergue para 2.000 personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La alarma desatada en la isla de El Hierro por el miedo a que se produzca una posible erupción volcánica hizo que se desplegara en la isla un contingente militar y civil. La Unidad Militar de Emergencias (UME) envió a 44 soldados y 14 vehículos y Cruz Roja trasladó hasta la isla un hospital de campaña. Además, la Dirección General de Emergencias del gobierno canario movilizó efectivos y vehículos.

El apoyo de la Ume llegó un día después de que las autoridades de la isla decidieran desalojar a varias familias del municipio de Frontera y suspender la actividad escolar. La llegada de estos efectivos coincidió además con la visita a El Hierro de la ministra de Defensa, Carmen Chacón, que mantuvo una reunión de coordinación con las autoridades militares y civiles.

Chacón destacó que 'este es un despliegue preventivo ante el aumento de actividad sísmica' y lanzó a la población 'un mensaje de confianza, ya que las tres administraciones están trabajando juntas, para evaluar los riesgos que estos movimientos sísmicos pueden tener para la isla'. La ministra agregó que 'la Unidad Militar de Emergencias tiene capacidad, si así fuera necesario, de poner en marcha un albergue para 2.000 personas'. Por su parte, el presidente del gobierno canario, Paulino Rivero, aseguró que el Ejecutivo insular dispone de todos los medios necesarios para ponerse 'en la peor de las situaciones'.

La visita de Chacón fue seguida con expectación por los herreños, que en los últimos días han visto cómo la isla se llenaba de llenaba de periodistas, técnicos de emergencias y científicos. Entre los vecinos de la zona donde más se han sentido los seísmos, Frontera, había opiniones para todos los gustos: desde los más tranquilos y que aseguraban que no piensan salir de la isla hasta los que confesaban que están nerviosos.

Un vecino: 'Que sea lo que sea, pero que sea ya. Estamos así desde el 17 de julio'

'Cuando sentí el primer terremoto estaba sentada en un banco de la iglesia. Sobre las tres de la tarde, se sacudió el techo de madera y salí corriendo. Afortunadamente,fui a la primera reunión que organizó el cabildo para dar información sobre los seismos y ahora sé lo que tengo que hacer', explicó a este diario Mely Quintero, una vecina que aseguró sentirse 'emocionada' ante la posibilidad de que El Hierro sufra una erupción volcánica.

Pedro González, residente también de Frontera, bromeaba sobre la 'escasez de fieles' que tiene la parroquia, incluso en estos días inciertos. 'No veo a nadie entrar en la iglesia, será por miedo a que se caiga', comentaba. Este vecino también se declaró 'preparado y listo' ante cualquier contingencia. 'Que sea lo que sea, pero que pase ya, estamos así desde el 17 de julio', agregaba Pedro.

En los últimos días, los residentes se están organizando y no faltan voluntarios dispuestos a echar una mano a las autoridades. 'Hemos estado todos los vecinos muy unidos, y eso es muy importante, no nos sentimos solos', comentaban varios.

El pasado martes un grupo de residentes de Frontera tuvo que ser desalojado

Pero después de una noche de desalojos, evacuaciones, corte de carreteras y clases suspendidas, no todos estánconformes con las medidas adoptadas. 'No es justo, están alarmando a la población sin necesidad, están exagerando esto de los terremotos, no es para tanto', se quejaba Juan Padrón.

Sin embargo, el alcalde de Frontera, David Cabrera de León, afirmó que, 'en general', la gente estaba reaccionando de manera positiva antelas instrucciones que se les trasmite desde el Ayuntamiento. 'Los veo participativos', agregó el regidor.

Dada la particular orografía del municipio, en la actualidad hay varias zonas que preocupan especialmente al alcalde por el riesgo de aludes y desprendimiento: Las Puntas, Guinea, Pie Risco y Lunchón, lugares que fueron parcialmente evacuados el pasado martes.

La UME podría poner en marcha un albergue para 2.000 personas

Mientras tanto, los científicos siguen tomando muestras de la tierra y monitorizando la isla. Técnicos del Instituto Volcanológico de Canarias y del Instituto Geográfico Nacional concentran sus esfuerzos en anticiparse a la futura actividad sísmica y volcánica de la isla. Quieren saber si esta gran concentración de seísmos acabará en una erupción volcánica. De lo que no cabe duda, según los expertos, es de que se está inyectando magma desde el interior de la tierra y, en su intento de salir a la superficie, rompe las rocas que están bajo la isla.

Estas fracturas han originado los más de 8.000 seísmos registrados hasta ahora, muchos de ellos sobre el mar, aspecto que también abre la posibilidad de que la hipotética erupción finalmente se produzca bajo las cristalinas aguas herreñas.