Público
Público

Casi 1,4 millones optaron por el voto útil a Zapatero

La decisión de frenar al PP fue clave para 2,3 millones y, de ellos, sólo un 40% habría votado a los socialistas en cualquier caso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hubo miedo, y hubo corrimiento de voto en las elecciones del 9 de marzo. En cifras elocuentes. Un 20,6% de los votantes del PSOE en los comicios confiesa que confió en José Luis Rodríguez Zapatero para evitar que ganase Mariano Rajoy. Si extrapolamos los resultados, teniendo en cuenta que los socialistas recabaron 11.288.698 apoyos –como ya consta en el BOE–, resulta que en toda España hasta 2,3 millones de personas pudieron elegir al PSOE guiadas por el miedo a una nueva legislatura del PP. El último Publiscopio, realizado entre el 6 y el 12 de junio entre electores socialistas, revela estos datos.

No fue, con todo, la motivación principal. Seis de cada diez votantes del PSOE reconocen que les atrajeron más las ideas del partido. Menos capacidad movilizadora tenía el candidato Zapatero por sí mismo (9,7%) o las promesas de campaña (6,4%).

Más interesante si cabe resulta la repregunta. De no haberse percibido el “peligro” de  que triunfase Rajoy, cuestionó el Publiscopio, ¿a qué partido habría votado? El 39,7% responde que habría apostado por Zapatero asimismo, pero el 60% restante habla del voto útil, lo que equivale a casi 1,4 millones de votantes. El mayor perjudicado fue IU. Un 24% de quienes votaron al PSOE para frenar al PP habría apostado por la federación de Gaspar Llamazares. Extrapolando el porcentaje, representaría a unos 558.000 electores. Otro 4,9% habría votado a CiU. El resto de cifras son menores: ERC (3,2%) y PNV (2,9%). La fuga de votos a la formación de Rosa Díez, UPyD, habría sido pequeña: sólo un 1,1% se habría decantado por ella.

El Publiscopio también pregunta a los electores del PSOE que confiaron en Zapatero por qué promesa de campaña fue la que les decidió a optar por los progresistas. El compromiso más aplaudido, quizá contra pronóstico, fue el aumento de 200 euros en las pensiones mínimas, que convenció al 25,9%. Le sigue la subida del salario mínimo hasta los 800 euros (23%) o la creación de dos millones de empleos. En quinto lugar aparece la medida estrella, anunciada en la última fase de la precampaña: la devolución de 400 euros. Por la cola se quedan las políticas de igualdad de sexos, la integración de los inmigrantes o el dentista gratis para niños, iniciativas que decantaron al 2% del electorado.

Los votantes del PSOE dan notable alto a las actuaciones del Gobierno en la pasada legislatura. La Ley de Dependencia es la que mejor parada sale: la juzga “muy acertada” o “acertada” el 81,5% . También aprueban el fallido proceso de paz con ETA, apoyado en total por el 60,7%. Más dudas tienen los votantes del PSOE con respecto a las políticas económicas y de vivienda y, sobre todo, el Estatuto catalán, la reforma peor valorada: tres de cada diez la tachan de “más bien desacertada”.