Público
Público

Los minoritarios critican el pacto del debate del 7-N por excluyente

Cayo Lara vincula el acuerdo de PSOE y PP al seguimiento de la "hoja de ruta neoliberal"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El “bipartidismo” vuelve a enseñar sus uñas y los partidos minoritarios vuelven a defenderse. Es el guión esperable: el chorreo de críticas de las pequeñas fuerzas al pacto alcanzado el domingo entre PSOE y PP para celebrar en televisión un único debate de sus candidatos, Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy, para el 7 de noviembre

La incógnita es saber “qué se van a decir el uno al otro si se parecen como dos gotas de agua cada vez más en las políticas que defienden y que practican en el Gobierno y en las comunidades autónomas”, ironizó ayer lunes Cayo Lara en un desayuno organizado por el Fórum Europa en Madrid. El coordinador federal y candidato de IU ligó el acuerdo de PSOE y PP –'nada nuevo bajo el sol'– con la “hoja de ruta neoliberal”, que dicta a los grandes partidos “no confrontar con ninguna otra fuerza”. Cuando lo hacen, añadió, cuando se contrasta el programa –el punto fuerte del que siempre saca pecho IU–, “siempre pierden los mayoritarios”. Lara reiteró que ya ha pedido debatir con Rubalcaba y Rajoy.

Cayo Lara: '¿Qué se van a decir el uno al otro si se parecen como dos gotas de agua cada vez más?'

Misma dureza exhibió Josep Antoni Duran i Lleida. El candidato de CiU tachó el cara a cara de exponente de la “España excluyente” y reflejo del espíritu “centralizador”, informa José Ramón González Cabezas. “Quienes gobiernen van a necesitar a PNV y CiU y nos vendrán a buscar”, avisó. Subrayó que el debate “margina a Catalunya” al ignorar a la fuerza política mayoritaria allí. “Vienen tiempos muy difíciles y, gane quien gane, necesitará muchas veces el concurso de CiU y PNV”, insistió.

El PNV también recordó que es la fuerza mayoritaria en Euskadi. Fuentes del partido reiteraron su crítica a PSOE y PP, que “no dudan en discutir de cara a la galería pero que, cuando les viene bien, no dudan en ponerse de acuerdo”, aplicando el “rodillo bipartidista” y creyendo que el sistema es “presidencial”.

PNV y CiU censuran que se les margine cuando son fuerzas mayoritarias en Euskadi y Catalunya

“Que PSOE y PP se pongan de acuerdo para perpetrar el bipartidismo sólo sirve para expulsarnos, ya sea del debate o del Estado”, apuntaló Alfred Bosch, candidato de ERC. UPyD recordó que hace meses ya exigió a la Junta Electoral Central (JEC) que garantizara el pluralismo en la campaña del 20-N. El BNG también exigió su atril en las televisiones nacionales. “Son legislativas y debe procederse a un debate con todos los partidos con representación parlamentaria”, aseguró a Público el candidato Francisco Jorquera.

Ya se vislumbra un recurso ante la JEC. IU, PNV y BNG no lo descartan. “Recurrimos el debate a dos en 2008 y la Junta nos dio la razón, aunque no lo hizo efectivo, pero es que ahora está en la nueva Ley Electoral la exigencia a TV públicas y privadas de reforzar el pluralismo”, adujo Ramón Luque, director de campaña de Lara.

IU, ICV y ERC tienen un problema más: repartirse la silla que les deja RTVE en el debate a cinco del 9 de noviembre. “No es ese el problema. No estamos dispuestos a sostener un sistema electoral en crisis, ni a aceptar la lógica antidemocrática ante la que nos sitúa el bipartito” de PSOE y PP, añadió Luque, apuntando a que la principal batalla de IU será tumbar el cara a cara Rubalcaba-Rajoy. En ERC esperaban a la negociación.

Cayo Lara, ayer durante su intervención ante el Fórum Europa en Madrid, dedicó buena parte de su discurso, ya desde el comienzo, a elogiar la vibrante fuerza del 15-M. Definió la manifestación global del pasado sábado, 15-O, como 'lo más importante que ha acontecido en mucho tiempo, que sin duda hará historia' y el movimiento de los indignados, como 'la mayor sacudida eléctrica que ha vivido la política española en los últimos años'. 

En el turno de preguntas, se le inquirió por la repercusión de las marchas del 15-O. El candidato de IU cree que es aún una 'incógnita'. Primero, la citó como una de las 'cuatro grandes manifestaciones desde la Transición', junto a la del movimiento anti-OTAN, la que siguió al golpe de Estado del 23-F y la revuelta contra la guerra de Irak. El candidato ensalzó que IU ha liderado una 'amplia convergencia' con el movimiento, siempre respetando su autonomía, huyendo de 'protagonismos estériles'. Pero, como en otras ocasiones, recordó que 'las leyes se contestan en la calle, pero se cambian en el Parlamento'. 

Lara, por cierto, fue presentado por Ascensión de las Heras, su número dos por Madrid. Era su primer gran acto público de presentación como miembro de la candidatura federal. Chon de las Heras introdujo al candidato como un 'soplo de aire fresco y renovado' frente al 'anquilosado bipartidismo' que representan PSOE y PP.