Público
Público

La misión en Afganistán divide a los españoles

La mitad de los ciudadanos apuesta por el regreso de las tropas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

España no se marchará de Afganistán hasta que 'se hayan cumplido los objetivos' en la región, volvía a señalar la ministra de Defensa, Carme Chacón, el pasado jueves en el Congreso, al referirse a la participación en la misión internacional iniciada en 2002.

Una decisión que choca con la posición de la opinión pública española. La intervención en el país asiático es la menos valorada por los españoles: el 46% la califica de negativa y un 48,3% de los consultados es partidario de la retirada completa de las tropas desplegadas en la zona, casi ocho décimas más que en junio de 2010, según el último barómetro del Real Instituto Elcano, que analiza la actitud de los ciudadanos ante la política exterior.

Entre el alto riesgo que aprecian los encuestados en esta misión -un 93% la califican de muy o bastante arriesgada-, y la mala percepción de la situación que atraviesa el país, no es de extrañar que aumente el deseo de que las tropas abandonen el estado afgano. También cabe recordar el atentado contra las fuerzas españolas destinadas en Qala i Naw que se produjo el pasado agosto como factor que ha contribuido a incrementar el porcentaje de partidarios de la retirada.

La afgana es la misión exterior menos valorada por los españoles

En la última encuesta, sin embargo, se aprecia una ligera recuperación en la valoración de la misión de las fuerzas armadas en el país asiático. Un 42% de los encuestados cree que su actuación es positiva o muy positiva, tres puntos más que en el anterior barómetro. Sin embargo, esta cifra sigue siendo inferior a los que prefieren la retirada completa de las tropas y queda muy lejos del apoyo manifestado por los españoles en abril de 2008, cuando un 60% de los encuestados se declaraba partidario de la misión.

Las reticencias sobre la permanencia de los soldados españoles en Afganistán también están relacionadas con los logros que percibe la opinión pública de la participación española en esta misión internacional. Un 82% de los consultados sostiene que la situación en la región es mala o muy mala y sólo un 9% la califica de buena o muy buena.

Por otro lado, las expectativas sobre el desenlace de la misión tampoco son muy halagüeñas. El 57% de los entrevistados cree que la pacificación y la democratización no se logrará en la región. Después de ocho años de participación de los soldados españoles, bajo mandato de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán (ISAF), la mitad de los encuestados consideraba que los talibanes van ganando el conflicto y sólo un 16,6% cree que la suerte juega a favor de las fuerzas internacionales.

El despliegue en Afganistán ha costado 2.040 millones de euros 

Desde 2002, España ha invertido en la misión en Afganistán 2.040 millones de euros. Es con diferencia la operación militar más costosa en la que ha participado España. Actualmente, según explicó la ministra Carme Chacón, están desplegados en la zona 1.477 militares, desarrollando labores de reconstrucción y gobernabilidad del país.

En el calendario diseñado por la OTAN para transferir el control militar y civil a los afganos, España cuenta con comenzar a ceder el testigo a lo largo del próximo año y 2012. Sin embargo, subrayó la ministra Chacón, 'no hay plazos concretos' para retirar las tropas. Durante la misión internacional, han fallecido casi un centenar de militares y guardias civiles.

Un tercio del total
Sólo en 2010, un total de 700 soldados de la coalición internacional bajo mando de la OTAN, de ellos 92 españoles, han muerto en la guerra afgana. Esta cifra es casi un tercio del total de fallecidos, que se calcula en unos 2.270, desde la invasión en 2001.

2010, peor que 2009
Hasta que 2010 llegó con su abultada cifra de víctimas, se consideraba que 2009, con 521 bajas, había sido el peor año.

Las víctimas afganas
Peor suerte aún corren los soldados y los miembros de las fuerzas de seguridad afganas. Aunque el Gobierno de Hamid Karzai silencia la cifra de bajas, se cree que el número de militares y policías afganos asesinados por la insurgencia supera con creces el número de muertos entre las tropas extranjeras.

Atentados
Los miembros de los cuerpos de seguridad afganos, peor armados, son un blanco más fácil. Hoy, al menos 12 policías y militares murieron en sendos atentados suicidas en Kabul y en la norteña Kunduz.