Público
Público

La misión en Afganistán recibió leche caducada

Ningún soldado resultó intoxicado por los 34 botes detectados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un juez togado militar investiga la empresa que suministra alimentos a las tropas españolas en las cuatro misiones en el extranjero, después de que en abril de 2009 apareciese una partida de leche caducada en la base de Qala e Now, en Afganistán. Las pesquisas comenzaron tras el hallazgo por parte de un sargento de la misión de unos botes a los se había cambiado burdamente la etiqueta que indica la caducidad del producto.

Los agentes de la Guardia Civil que actúan en funciones de policía militar en Afganistán se hicieron cargo de la primera parte de la investigación por orden del comandante jurídico de la base. Los agentes detectaron 34 latas que mostraban signos de haber sido manipuladas, enviando fotografías a Madrid. Se trata de botes de 750 gramos de leche condensada que, mezclada con agua, sustituye al producto habitualmente servido en tetra brik. Se desconoce si hubo más recipientes con alimentos caducados.

Los mandos ordenaron recuperar los historiales médicos de los soldados para conocer si alguna de las dolencias padecidas pudiera estar causada por el consumo de leche en mal estado, descartando tal posibilidad, informaron ayer fuentes del Ministerio de Defensa. Aún así, el departamento que dirige Carme Chacón se personó como acusación ante el Juzgado Togado Militar número 11 por un presunto delito contra la salud pública. En el caso de que el magistrado determine que hay indicios de un delito contra la salud pública dará traslado del caso a la Audiencia Nacional.

Tecnove y Ucalsa, que forman la Unión Temporal de Empresas (UTE) que lleva años alimentando los militares españoles en el extranjero, ganó el último concurso de suministro a las misiones internacionales, que se falló la semana pasada. Concurría juntoa otra empresa y finalmente ganó la adjudicación porvalor de 17 millones de euros.

Tras el descubrimiento de la leche caducada, Defensa ordenó un 'estricto control' de todo el trabajo que desempeña esta empresa en relación con las Fuerzas Armadas, precisaron las fuentes consultadas. Según informó la cadena Ser, la UTE Tecnoucal lleva sirviendo el catering a los soldados españoles en el exterior desde 2002. Desde entonces ha recibido 120 millones de euros en contratos.

Tecnoucal desmintió 'rotundamente' haber suministrado 'ningún producto alimenticio, en concreto leche condensada, que no haya tenido los controles de inspección, administrativos y sanitarios del Ejército español'.

Por su parte, la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) dijo ayer que se personará ante la Justicia ordinaria, al tiempo que reclamó al Ministerio de Defensa que aclare su actuación en este asunto, depure responsabilidades y sitúe la salud de los soldados como 'una de sus prioridades'.