Público
Público

La misión cuenta con un aval aplastante en el Congreso

El PP halla en el atentado de Qala i Naw una mina contra el Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presencia española en Afganistán es el último ariete político agitado por el PP tras el atentado que costó el miércoles la vida a dos oficiales de la Guardia Civil y el traductor que los acompañaba enQala i Naw. 'Zapatero tiene que explicar la situación actual en Afganistán y decir la verdad, porque no estamos en una misión humanitaria, sino en un conflicto bélico'. Con esta declaración de guerra,Mariano Rajoy marchó el viernes a la zaga del camino desbrozado por el portavoz de CiU en el Congreso, Josep AntoniDuran i Lleida, horas después del triple asesinato, cuando pidió abrir 'de una vez por todas' el debate sobre la misión.

'Cualquiera que diga que el Gobierno quiere evitar el debate parlamentario sobre esta cuestión tiene que ser muy cínico para mantenerlo', rebate Jesús Cuadrado, portavoz del PSOE en materia de Defensa. 'No hay un tema más discutido en el Congreso', insiste, recordando que la ministra Carme Chacón ha protagonizado en dos años siete debates sobre el conflicto afgano. El presidente tiene pendiente una comparecencia monográfica que llegó a tener fijada la fecha, y que la dinámica parlamentaria obligó a retrasar para dar cabida a otro debate con la todopoderosa crisis como argumento. El ministro de Interior ya ha pedido comparecer en el Congreso para informar sobre el atentado.

'Sólo se acuerdan de Afganistán un día al año', critica el PSOE

'A la vista de los hechos, hay políticos que no se acuerdan de Afganistán más que un día al año', lamenta Cuadrado. La responsable de Defensa del PP, Beatriz Rodríguez Salmones, no atendió la invitación de Público para sumarse a un debate en el que, paradójicamente, hay un acuerdo sustancial entre los dos partidos mayoritarios. PSOE, PP, CiU y PNV integran el núcleo duro que defiende esta misión en Afganistán, que ERC respalda con matices. Sólo IU, ICV, el BNG y Na Bai han rechazado siempre la participación de España en el conflicto.

'Apoyamos la presencia, pero reclamamos que se hable claro; no es una misión humanitaria', señala la dirección de CiU en el Congreso siguiendo la dirección trazada por Duran. Tampoco el PNV es partidario del regreso de las tropas hasta que se complete la misión auspiciada por la ONU, como han señalado sus portavoces en distintas ocasiones.

'La apoyamos, pero no es una misión humanitaria', sostiene CiU

'El mejor homenaje a los caídos en Afganistán es hacer que su muerte no haya sido vana', argumenta el diputado del PP Ignacio Cosidó. Coincide con Cuadrado: 'Han muerto tres profesionales brillantes, pero su sacrificio ha generado ya resultados'. Siete millones de refugiados han regresado a este país desde que la comunidad internacional puso coto al régimen talibán. Las niñas no estaban escolarizadas, hoy son el 40% del alumnado. Son ejemplos con los que el PSOE sale al paso del debate entre guerra o misión humanitaria que acuña principalmente el PP, buscando analogías con la invasión de Irak ordenada por Bush con la complicidad de Aznar.

'La ONU avala esta misión y el Parlamento aprueba el envío de tropas', explica el diputado de ERC Joan Tardà. La formación republicana ha respaldado el envío de tropas en coherencia con estas dos premisas, pero antepone matices a su apoyo. 'No hay temas tabú', señala Tardà para defender la conveniencia de 'analizar si, por razones políticas y de coste, conviene o no mantener la presencia española en Afganistán'.

'Debemos permanecer dentro de la estrategia de la Alianza Internacional, pero el Gobierno debe reconocer ante la opinión publica que estamos en un país en guerra, una guerra no convencional, más peligrosa si cabe porque el enemigo no tiene reglas', defiende la portavoz de UPyD, Rosa Díez.

En realidad, la ministra de Defensa ha reconocido en varias ocasiones que la situación es de guerra. La última, el pasado viernes: 'Las tropas están trabajando cada día en un escenario de violencia, de conflicto y de guerra', indicó Carme Chacón.