Público
Público

La mitad de los españoles de entre 25 y 64 años sólo tiene estudios obligatorios, según la OCDE

El nivel de formación alcanzado en España está muy lejos de la media de la OCDE y de la Unión Europea; sólo estamos por delante de México y Portugal.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 50% de los españoles de entre 25 y 64 años sólo tiene estudios obligatorios, es decir, primaria y la primera etapa de educación secundaria, según se desprende del estudio 'Panorama de la Educación 2008', realizado por la Organización para la Cooperción y el Desarrollo Económico (OCDE) presentado hoy.

Así, el nivel de formación alcanzado en España es netamente inferior al de la media de la OCDE y de la Unión Europea, que se sitúan 20 puntos por encima.

El trabajo, que hace referencia a los datos del curso 2005-2006, permite la comparación con los sistemas educativos de los países de nuestro entorno, situando a España en antepenúltimo lugar, sólo por delante de Portugal y México, donde la cifra de adultos que no han alcanzado el graduado en educación secundaria postobligaoria alcanza el 72 y el 78%, respectivamente.

Entre los más avanzados de la OCDE, se encuentra Estados Unidos donde sólo el 12% de la población entre 25 y 64 años no tiene estudios superiores a los obligatorios, seguido de Reino Unido (14%), Suecia (16%), Alemania (17%), Finlandia (20%) y Países Bajos (20%). En la media de la OCDE y la UE (31%), se sitúan Francia (33%) e Irlanda (34%) y por debajo de ella, Grecia (39%) e Italia (48%).

Asimismo, en cuanto a la población que ha alcanzado al menos el nivel de la segunda etapa de secundaria, es decir, bachillerato y formación profesional de grado medio, el informe refleja que el 36% de los adultos españoles de entre 25 y 34 años no tiene este nivel, una cifra que aumenta hasta el 73% cuando se refiere a los españoles de entre 55 y 64 años. Este indicador sobre el porcentaje de adultos que ha completado al menos estudios secundarios superiores sitúa a España a 14 puntos de la media de la OCDE y a 15 puntos de la UE.

En cuanto a la tasa de graduados en la segunda etapa de educación secundaria --porcentaje de estudiantes que titula en un determinado año, en relación con la edad teórica a la que se alcanza esa titulación (20-24 años)-- España alcanza el 72%, es decir, 11 puntos menos que la media de la OCDE (83%) y 14 menos que la UE (86%).

Por tanto, la tasa española se sitúa todavía a 13 puntos del objetivo europeo para 2010, que pretende llegar al 85% de graduados.

Respecto al porcentaje de adultos de 25 a 64 años que ha completado estudios universitarios o ciclos formativos de grado superior, España alcanza el 28% de graduados y se sitúa por encima de la media de la OCDE (27%) y de la UE (24%).

Esta diferencia aumenta si se limita el grupo de edad --de 25 a 34 años--, donde España alcanza el 39% de titulados en enseñanzas superiores frente al 33% y 30% de la OCDE y la UE, respectivamente. Sin embargo, entre el grupo de españoles de 55 a 64 años, únicamente el 15% tiene un título en educación terciaria, en contraposición con el 19% de la media de la OCDE y el 18% de la UE.

Así, el informe refleja que, tanto en España como en el conjunto de los países de la OCDE, entre la población de 25 a 64 años que ha alcanzado mayor nivel de formación se dan las tasas de ocupación más elevadas así como los porcentajes más bajos de desempleo y los sueldos más elevados. Sin embargo, España es uno de los países de la OCDE con las diferencias salariales menos acusadas según los niveles de formación más altos y más bajos.

Otro de los aspectos del sistema educativo español sobre los que llama la atención este informe es la elevada equidad, es decir, la proporción de estudiantes en educación superior cuyos padres desempeñan trabajos manuales, que se sitúa en el 40%, seguida de Finlandia y Portugal, ambas con un 29%.

El estudio recoge también la evolución del gasto público en educación que, si bien en España el incremento es similar y en algunos casos superior a la media de la OCDE, el gasto en relación al PIB es menor, es decir, que España invierte el 4,6% del PIB y la media de la OCDE y la UE el 5,3%.