Público
Público

La mitad de las provincias dispara el precio de bus y metro

Los consumidores critican que el encarecimiento recae especialmente sobre las familias con menos recursos. 26 provincias han subido el precio en 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un total de 26 provincias españolas han incrementado el precio de su transporte público en 2011, una medida que ha sido duramente criticada por las asociaciones de consumidores, quienes insisten en que este tipo de subidas perjudican principalmente a las familias con menos recursos. Además, advierten de que no cumplen con el objetivo de fomentar el uso de este tipo de transporte en la ciudad.

'La economía familiar permanece congelada mientras los precios siguen al alza año tras año', critica Antonino Joya, portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), quien recuerda que la mayor parte de estas subidas, el 88,5%, se sitúan por encima del Índice de Precios de Consumo (IPC) interanual, que cerró el año 2010 en un 3%. De igual forma, Joya critica que el incremento 'no se justifica' ni siquiera con una mejora equivalente en el servicio.

Madrid es la ciudad española con los billetes más caros, tras la última subida

Las tarifas especiales tampoco se ajustan a las necesidades y mientras que más de cuatro millones de españoles están en paro, las ayudas a este colectivo se reducen a nueve ciudades de un total de 40 analizadas por Facua. Un porcentaje 'muy pobre', según denuncian los consumidores. Sólo Bilbao, Castellón, Gijón, A Coruña, Lugo, Málaga, Salamanca, Sevilla y Tenerife cuentan con ofertas, que oscilan entre el ticket gratuito y los 60 céntimos por viaje.

La subida más pronunciada este año ha sido la del billete sencillo en Madrid, que entró en vigor el 8 de agosto con un sobrecargo del 50%, y que convierte a la capital en la ciudad española con el transporte público más caro, a 1,50 euros el trayecto. Por debajo quedan los recargos en Asturias, Santander y Málaga, del 11, 10 y 9% respectivamente.

El bus urbano se usa un 0,7% menos que en junio de 2010; el metro, un 4,7% más

Tras conocer el aumento de la tarifa ordenada por el Consorcio Regional de Transportes madrileño, el movimiento 15-M realizó diversas acciones de protesta y exigió la gratuidad de este servicio 'público' para los trabajadores 'desempleados y precarios'.

Pero la organización ciudadana no fue la única en poner el grito en el cielo. Los grupos de la oposición, sindicatos y asociaciones de consumidores también cargaron contra el gobierno de Esperanza Aguirre. La Comunidad de Madrid se vio obligada a defenderse de las críticas y, en un comunicado, insistió en que la medida 'afectará sólo al 8% de la población', ayudando a fidelizar a los viajeros mediante la compra del Metrobús o el abono mensual.

«En España no hay fomento positivo del transporte público», según la Cecu

Sin embargo, el portavoz de la OCU cree que ésta es 'otra trampa' del ayuntamiento, puesto que el bono de diez viajes ya tiene un precio 'bastante más elevado' que, por ejemplo, el de Barcelona (8,25 euros) o el de San Sebastián (7,5 euros). Además, los sindicatos advierten de que el siguiente paso previsto por la presidenta Esperanza Aguirre será gravar este título, de forma que supere los 9,30 euros actuales.

El precio de los billetes puede haber sido una de las causas de la caída en el número de viajeros en los autobuses urbanos. El pasado mes de junio cerca de 151,3 millones de personas utilizaron este medio de transporte, un 0,7% menos que en el mismo periodo del año anterior, según datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Facua-Consumidores en Acción calcula que viajar en autobús cuesta una media de 0,66 euros si se utiliza tarjeta recargable y de 1,05 con billete univiaje. Pero las tarifas registran diferencias de hasta el 200% en función de la provincia en la que se adquiere, con Zamora como caso más económico (50 céntimos por ticket) y Madrid el más caro.

El bus urbano se usa un 0,7% menos que en junio de 2010; el Metro, un 4,7% más

El Metro ha salido reforzado y, pese al coste, su consumo creció un 4,7% en junio. En concreto, Barcelona, Bilbao, Madrid y Sevilla incrementaron la cantidad de viajeros, siendo este último caso el más llamativo, con una variación del 10,7%. Valencia fue la única ciudad con este servicio que vio como caía el número de usuarios.

El portavoz de la Confederación de Consumidores y Usuarios (Cecu), David Hurtado, dice que se trata de un dato 'lógico', ya que 'mucha gente no puede acceder a otro tipo de transporte'.

Sin embargo, insiste en que el fin debe ser conseguir que quien tiene coche acabe utilizando los medios públicos, algo que con la 'subida generalizada' de los billetes 'no ocurrirá'. 'En España no hay un fomento positivo del transporte público', concluye Hurtado.

El tren de Cercanías tampoco se postula como alternativa. El Gobierno decidió no prorrogar la rebaja del 5% en el precio del billete puesta en marcha el pasado 7 de marzo en el marco del Plan de Ahorro Energético.

La mayoría de las ciudades contempla tarifas especiales para jóvenes; sin embargo, no hay criterios generales que determinen la edad en la que uno pasa a la vida adulta.

Así, mientras que en ciudades como Alicante o Logroño acceden a las ofertas para jóvenes los residentes de hasta 30 años, los madrileños son los que antes envejecen' y a los 23 dejan de beneficiarse de estos descuentos. La reclamación del Instituto de la Juventud (INJUVE) es que todas las regiones consideren jóvenes a los menores de 30 años y que les ofrezcan ayudas especiales.

En cualquier caso, hay un consenso generalizado a la hora de establecer el límite entre los 25 y 26 años, como ocurre en Valencia, Zaragoza o Santander, entre otras. En estas ciudadades, los precios de los bonos mensuales para menores de 26 años rondan los 29, 22 y 17 euros.