Público
Público

La monarquía lava su imagen

La Casa del Rey distribuye 16 fotos familiares de los príncipes y sus hijas, con motivo del 40 cumpleaños de Letizia. Busca proyectar una mayor cercanía tras un año marcado a fuego por el 'caso Urdangarin' y la cacer&ia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si la Corona echara cuentas de cómo han transcurrido sus últimos doce meses, a buen seguro que los números le darían mal. Más bien en negativo. Porque ha arrastrado los pies con más y más lastres, hasta el punto de ver deteriorada su imagen como nunca en las más de tres décadas de democracia. Hasta llegar al suspenso de los ciudadanos.

Por eso ha decidido actuar. Limpiar y modernizar su fachada. Ofrecer otro rostro a los ciudadanos. 

El lunes lo hizo con su nueva web, prometiendo 'más transparencia'. Ayer viernes, con la reeditada entrada de Felipe y Letizia con sus dos hijas al cole, insistiendo en la estampa de la normalidad. Y hoy, 15 de septiembre, cuando la princesa cumple 40 años, culmina otro gesto. 

La cercanía. La familiaridad. Es lo que busca reflejar el reportaje fotográfico que la Casa del Rey ha colgado en su página esta medianoche y que por anticipado había distribuido a los medios de comunicación. 16 instantáneas en las que se ve a los príncipes solos y con sus dos hijas, a Letizia con Leonor y Sofía y, sobre todo, a la princesa en solitario, la eminente protagonista del álbum. 

La Zarzuela ya había advertido el pasado lunes, cuando confirmó que se divulgarían unos retratos de la pareja y sus niñas con motivo de los 40 años de Letizia, que no serían unas fotos 'oficiales', previstas para reemplazar a las realizadas por Dany Virgili en 2010. Y echando un rápido vistazo a las hechas públicas hoy, se entiende por qué: las imágenes pretenden mostrar el lado más informal y casual de los príncipes y las infantas, más familiar e íntimo, exhibiendo incluso 'espontaneidad', como subrayan en la Casa. Con todo, los posados recuerdan bastante a los de las revistas del corazón y de la alta sociedad. La imagen está pretendidamente cuidada. Se evita, por ejemplo, recoger muchas escenas del interior y, sobre todo, mostrar detalles del palacete donde vive la familia.  

El reportaje lo firma Cristina García Rodero, pero no se informa del coste

Otro cambio, y no menor: el reportaje lo firma no el fotógrafo habitual de la Corona, ni DVirgili, sino una prestigiosa y galardonada profesional: Cristina García Rodero, premio Nacional de Fotografía 1996. Fue la Casa Real quien la eligió y la llamó. Pero no ha facilitado el coste del trabajo, 'por respeto mutuo', porque nunca ha ofrecido información de precios en anteriores álbumes. Algo más de detalle ha proporcionado del making of: las fotos se tomaron 'en tres tardes de los primeros días de agosto' y en la residencia de Felipe y Letizia, en el palacete aledaño a la Zarzuela. El estilo, reconoce un portavoz, está 'muy en la línea' de lo que quiere manifestar ahora la Corona: mayor proximidad, modernidad, juventud... Y, de nuevo, 'compromiso' con la sucesión, encarnada en Leonor, de casi 7 años. 

O sea, lavar la cara de la monarquía y situar el foco en los príncipes, en la siguiente generación. Desde la institución señalan, no obstante, que la coincidencia temporal no era buscada, sino inevitable: estaba en pie el compromiso de colgar la nueva web, la vuelta al cole de las niñas era esta semana y la princesa 'cumple 40 cuando cumple 40, este 15 de septiembre'. 

Una operación más para intentar nadar contracorriente en un escenario ciertamente negro y dominado por una estampa: el caso Urdangarin, un escándalo mayúsculo que ha zarandeado gravemente a la institución y que aún está lejos de verse enterrado. Los turbios negocios del duque de Palma han eclipsado buena parte de la información salida de la Zarzuela, obligada a veces a responder con el silencio a los numerosos indicios que han aflorado en el último año y que han acabado por situar al mismísimo yerno del rey contra las cuerdas. El primer miembro de la familia real imputado por varios delitos

Pero el caso Urdangarin es sólo el vértice, la punta del iceberg. Todavía remansa en la memoria colectiva la histórica imagen de un monarca pidiendo perdón ante la opinión pública por haberse ido a cazar elefantes a Botsuana en una semana crítica para España, y de la que los ciudadanos tuvieron noticia por un contratiempo: una fractura de la cadera derecha. Igual que queda para la historia la creciente presión popular y política a favor de una mayor transparencia. O el vídeo de Juan Carlos abroncando a los periodistas, o riñendo a su chófer. O el insólito tiro en el pie del hijo mayor de la infanta Elena. O la distancia palpable de los reyes. La misma salud delicada del jefe del Estado. El cuestionamiento de su inviolabilidad

Coincide con el lanzamiento de la nueva web de la Zarzuela

La Corona ha intentado devolver los reveses. Ha desnudado sus cuentas, se ha despegado todo lo posible de Iñaki Urdangarin, lo ha castigado por su comportamiento poco 'ejemplar', ha pedido disculpas por un viaje inapropiado, ha dejado a los periodistas que suban al avión del rey, ha prometido ser más 'transparente' con las actividades de la familia real, ha lanzado una web más actualizada, 'más potente y dinámica, más informativa, más accesible, más cercana', ha evidenciado el 'compromiso común' de tres generaciones con la sucesión... Y ha despojado de corsés a los príncipes. No hay duda, todos los gestos caminan en la misma y unívoca dirección: salvar una monarquía y una institución más cuestionada, más en desgaste (y lo dice el CIS), sin los blindajes ni la bula del pasado


La Casa del Rey, junto con las 16 fotos, ha distribuido un dossier con la biografía de Letizia. Pero sólo la cuenta desde el 22 de mayo de 2004, desde que se convirtió en princesa de Asturias tras su matrimonio con Felipe. O, para ser más exactos, desde que se anunció públicamente su compromiso, en noviembre de 2003. No glosa su trayectoria como periodista, ni cita de pasada que antes de contraer matrimonio con el heredero de la Corona estuvo divorciada.

El documento reseña que desde 2004, las 'prioridades' de la princesa son 'su familia y el apoyo' a su marido. 'Se ocupa, junto al príncipe, de la atención y formación de sus hijas, las infantas Leonor y Sofía, haciendo compatible su tarea de madre con sus actividades y las que desarrolla junto al príncipe en los actos oficiales en los que así se requiere', describe la nota oficial. Letizia tiene, desde 2007, una agenda propia, centrada en varias áreas de su interés: infancia y juventud, educación y sanidad. El texto hace números: Ortiz ha participado en más de mil actos en el palacio de la Zarzuela y en los desplazamientos por todas las comunidades autónomas con su esposo. En sus más de 200 audiencias recibidas, ha mantenido encuentros con 'más de 7.000 personas de toda España'. Ha viajado con Felipe al extranjero en más de 60 ocasiones, pero en estos ocho años sólo ha hecho un viaje al exterior en solitario: fue a Berlín, y en 2010. 

Habrá que ver qué demanda tienen las nuevas imágenes de Letizia con el príncipe y sus hijas. Las 24 primeras horas de la nueva web de la Casa Real, estrenada el lunes y en la que mantiene a Iñaki Urdangarin, se saldaron con más de 650.000 visitas. En un día consultaron la página 140.000 personas, según informó la institución.