Público
Público

Montilla apurará la legislatura

El president sopesa convocar elecciones el 28 de noviembre tras rechazar una fecha de octubre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Montilla descartó convocar las elecciones autonómicas el próximo 24 de octubre. Con su silencio, el president de la Generalitat recetó paciencia y un mes más de precampaña. Ambos componentes servirán para que el PSC gane tiempo en su carrera contrareloj para dar la vuelta a las encuestas, que anuncian una amplia victoria de CIU. Son los nacionalistas los que insisten en que las elecciones se celebren lo antes posible.

La fecha más probable de las elecciones, no confirmada de forma oficial y que figura sólo en las quinielas, es el 28 de noviembre. Al menos Montilla aportó una pista sobre ese supuesto y es que no le importa que los comicios coincidan con el clásico de futbol, elBarça-Madrid, que se jugará ese fin de semana. El resto de fechas sí que son imposibles: un puente festivo, la visita de Benedicto XVI el 7 de noviembre (que hay que evitar también durante la campaña) y una cumbre euromediterránea en Barcelona entorpecen la posibilidad de convocar antes del 28 de noviembre.

Con su decisión, Montilla gana sobre todo tiempo. Para intentar cambiar las previsiones demoscópicas, pero también para alejarse del ciclo más difícil que le espera al PSOE en esta legislatura. Los socialistas catalanes temen el efecto de la huelga general del próximo 29 de septiembre contra la reforma laboral y la modificación del sistema de pensiones.

Al PSC no le gusta ser el banco de pruebas electoral de los socialistas que mida las consecuencias de las reformas estructurales, pese a que las asumen como necesarias. El partido teme, por ejemplo, las consecuencias que puede tener en sus caladeros de votantes vinculados a UGT, uno de los sindicatos convocantes de la huelga general del 29-S.

Además, los responsables socialistas pretenden llevar como uno de los grandes ejes de campaña un recetario para la salida de la crisis, por lo que les iría bien poder presentar nuevos datos que certifiquen que la economía catalana empieza su recuperación.

Montilla da tiempo a Zapatero para que haga un gesto sobre el Estatut

El otro factor que reclama calma es el fallo del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, todavía muy presente en el debate político catalán. Existe el compromiso de Zapatero para sortear la sentencia a través de la cesión de competencias, pero decisiones de ese tipo no se pueden ejecutar en tan poco tiempo, por lo que Montilla podría estar esperando un gesto más comprometido del presidente.

No en vano, el presidente Montilla y los socialistas catalanes son los únicos, junto al PP, que no alientan el debate sobre la convocatoria de un supuesto referéndum para recomponer las relaciones entre Catalunya y España.

El presidente catalán puso fin a las expectativas

La fecha de la próxima cita electoral figuraba subrayada en la agenda de expectativas del día. La calle Nicaragua, donde está la sede barcelonesa del PSC, era un gran aparcamiento de coches oficiales al mediodía. Poca gente faltó a la reunión de la ejecutiva del PSC, en la que los presentes esperaban que Montilla diera una pista, hiciera un comentario o directamente concretara la fecha. Pero no hizo otro comentario que el de su deber de ser leal con los miembros de su Govern y el presidente del Parlament, a quienes Montilla quiere comunicar antes que a nadie su decisión. Y también a sus socios de Gobierno.

Los comentarios de Montilla no saciaron ni de lejos las expectativas de los miembros de la cúpula de los socialistas catalanes, que abandonaron la reunión de vacío, incluidos los ministros Celestino Corbacho y Carme Chacón.

La convocatoria se alejará de la huelga general del 29 de septiembre 

Y los ajenos al partido, quienes esperaban una llamada durante el día, tras horas de incertidumbre supieron pasadas las seis de la tarde que no habría decreto ni fecha electoral. Fue entonces cuando Montilla ya había comunicado a su entorno que no tenía intención de firmar, que dejaba pasar la ocasión y que no hay prisa, pese a la petición de todos los partidos de la oposición e incluso de ERC.

Para ir a las urnas el próximo 24 de octubre, Montilla tendría que haber firmado el decreto, para que pudiera ser publicado hoy en el Diari Oficial de la Generalitat. Permitía así dar cumplimiento a los 55 días de margen a los que obliga la Ley de Régimen Electoral general, vigente para las elecciones catalanas porque, pese a que el Estatut da la competencia a la Generalitat, el Govern ha sido incapaz de promover una ley electoral autonómica.