Público
Público

Montilla eleva el tono contra su rival de CiU

El candidato obvia en Santa Coloma el 0caso Pretoria'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el cuarto mitin de campaña, la veintena de periodistas que siguen a José Montilla ya podrían recitar su discurso de memoria. Y todavía faltan diez días de peregrinaje por los polideportivos metropolitanos. El político catalán repite, por todas las ciudades que visita, las mismas ideas y las mismas sensaciones. Ayer, además de la presencia de Rosa Aguilar, ministra de Medio Ambiente, sólo una novedad: un tono muy crecido nada habitual.

Montilla se refirió a Artur Mas como 'ese faltón a quien no le gusta que vengan Rubalcaba ni Zapatero' para echarle una mano en la campaña ya que, según él, el candidato nacionalista 'ya está pensando en poner las fronteras entre Catalunya y el resto de España'. Animado porque así lo exige el guión, con todas las encuestas en contra, Montilla también acusó a Mas de 'mirar a todo el mundo por encima del hombro' y concluyó su ataque asegurando que el líder nacionalista rechaza el debate cara a cara televisado porque no quiere animar a la participación electoral y porque no quiere 'hablar claro'.

A pesar de que hace poco más de un año se destapó una presunta trama de corrupción que obligó a dimitir al anterior alcalde socialista de Santa Coloma de Gramenet, Bartomeu Muñoz, Montilla pasó por la ciudad sin decir ni una sola palabra al respecto. Tampoco lo hizo Núria Parlón, la actual alcaldesa, que se encargó de abrir el mitin. El recambio de Muñoz se limitó a recordar las inversiones que ha hecho la Generalitat en el municipio desde 2006 y que, según dijo, han sido superiores a las que hicieron 'los gobiernos de CiU en 23 años'.

La ministra Rosa Aguilar habló después de la nueva alcaldesa y arrancó los aplausos de los militantes cuando destacó que Santa Coloma 'ha sabido integrar y hacer suyos a los extremeños y los andaluces'. La ministra también resaltó la importancia de 'salir de la crisis por la izquierda'.

Por la mañana, Montilla dijo, respondiendo a una pregunta, que la lengua 'del País Valencià es el catalán' y resaltó que lo más importante es que los hablantes de las dos lenguas se entienden.

El Gobierno de Francisco Camps exigió una rectificación y tachó de 'inaceptable e intolerable que un presidente autonómico atente de esta manera contra las señas de identidad y la historia de los valencianos y contra su Estatuto'.