Público
Público

Montilla enerva a ERC e ICV al asistir al 12-O

El PSC busca conectar con vistas a las catalanas con el electorado socialista que se mueve en una clave más española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La política catalana vive cada año una pequeña tormenta política a costa de la asistencia o no de sus representantes institucionales a los actos del 12 de octubre o del día de la Constitución, el 6 de diciembre. En esta ocasión, la presencia de José Montilla hoy en el desfile militar en el Paseo de la Castellana de Madrid para conmemorar la 'fiesta nacional' española llega a pocas semanas de las elecciones catalanas y desató pasiones.

El tabú del 12 de octubre lo rompió el también socialista Pasqual Maragall, que empezó a acudir a estos actos en nombre de la Generalitat. Jordi Pujol nunca lo había hecho pese a que los representantes de CiU sí son habituales. Recalcan siempre que asisten como miembros de las mesas del Congreso o el Senado y no por comulgar con la celebración.

El anuncio de Montilla de asistir al desfile y a la recepción del rey Juan Carlos y su familia en el Palacio Real le valió ayer las críticas de sus socios. ERC e ICV se emplearon a fondo contra una manifestación que consideran ajena a los sentimientos de la mayoría de catalanes. Esquerra llegó a afirmar que el president asistirá, según su portavoz Ignasi Llorente, a la conmemoración de 'un genocidio', el de los conquistadores españoles contra los indígenas americanos.

En el entorno presidencial se limitaban a recordar que cada vez que ha podido asistir a este tipo de actos 'el president lo ha hecho'. El año pasado no asistió por asuntos personales y en 2008 tampoco por estar recién llegado de un viaje oficial a México. En su primer 12 de octubre como president, en 2007, sí estuvo en el desfile.

El acto se enmarca, según los colaboradores del mandatario en la 'normalidad', más teniendo en cuenta que la ministra de Defensa, Carme Chacón, es también militante del PSC. Ayer mismo la ministra afirmó que Catalunya 'no está para aventuras inconstitucionales' como las que defienden CiU y ERC sino por la oferta 'de estabilidad' de Montilla.

El gesto del president llega en un momento en el que el PSC busca movilizar a su electorado más receloso con el Tripartito y menos vinculado a la política catalana pero que sí se moviliza cuando de las elecciones españolas se trata.

El portavoz de ERC recordó, además de calificar de 'recuerdo de un genocidio' el 12-O que los catalanes 'no tienen nada que celebrar' ese día. Menos dura en las formas fue la consellera de Acció Social, Carme Capdevila, también de ERC, que tras la reunión del consejo ejecutivo dijo respetar la decisión 'personal' de Montilla pero afirmó 'no compartirla' y aseguró que no le habría acompañado.

Desde ICV Joan Herrera afirmó que la presencia de Montilla 'no es una buena noticia' y concluyó que sólo se explica 'en la lógica electoral' del PSC. Según su entender la asistencia tiene aún menos sentido tras la sentencia del Tribunal Constitucional que recortó el Estatut.