Público
Público

Montilla insiste en el castellano para el cara a cara con Mas

CiU le pide "sentido común" y recuerda que usa el catalán en el Parlament

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ya es un rito. Todas las campañas de los últimos años han visto cómo repuntaba la tensión a cuenta de los debates electorales a dos. Los comicios autonómicos catalanes del 28 de noviembre no se han salvado. Y la polémica viene esta vez acompañada del idioma, porque el PSC quiere que uno de los dos careos entre José Montilla y Artur Mas se haga en castellano, para así despertar y movilizar al electorado del cinturón rojo de Barcelona. Los convergentes, de momento, se niegan.

La controversia lingüística continuó ayer miércoles, un día después de que PSC y CiU rompieran las negociaciones. Comenzó la tanda de reproches de ida y vuelta el president de la Generalitat, y fue durante un desayuno informativo del Fórum Europa en Madrid: 'Quiero plantear un par de cara a cara, aparte del debate a seis', entre todas las fuerzas que hoy tienen escaño en el Parlament, que se celebraría en TV3. 'Dos cara a cara siguió que sean en dos medios que se complementen, uno público y otro privado, tratando de llegar a la máxima audiencia'. El primero, explicó, tendría lugar en catalán. Y el segundo, en español, recordando que 'una parte importantísima de la sociedad catalana ve la televisión en castellano'. El president comentó que no tendría sentido que un canal 'estatal' emitiese el debate en catalán. 'Yo no tengo problemas con los idiomas', aseguró, con la visible pretensión de descargar en CiU la responsabilidad si al final no hay duelo a dos.

Además, Montilla aprovechó para enfatizar que él ha sido el primer jefe del Govern que se presenta a la reelección y que ha ofertado la fórmula del debate entre los dos grandes adversarios. Recordó que Jordi Pujol, con sus 23 años en la Generalitat, jamás aceptó ni propuso ese tipo de formato.

Mas se apresuró a rechazar que él rehúya el debate y acusó a Montilla de querer convertir el cara a cara 'en una guerra entre el catalán y el castellano'. El candidato de CiU aseguró que 'entre el catalán y el castellano no hay ningún problema importante'. En este sentido, el presidente de los convergentes afirmó que está 'harto' del debate lingüístico y denunció que entrar en esa polémica es 'hacer el juego a los poderes fácticos de Madrid' que azuzan esta controversia.

Pero el líder de CiU olvidó mencionar que fue Felip Puig, su número dos en Convergència Democràtica, quien prendió la llama de la polémica al asegurar que un debate en castellano sería 'insultar a la inteligencia de los votantes'. Mas y su socio de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, se apresuraron ayer a desautorizarle y reprenderle en público.

Mas aprovechó para recordar que Montilla usa sólo el catalán en sus intervenciones públicas y que esa es la lengua en que se comunican. 'Sólo Ciudadanos y a veces el PP emplean el castellano', recordó Mas, que concluyó con un ruego: 'Seamos consecuentes'.

El resto de fuerzas asistieron a este nuevo encontronazo electoral con displicencia. El más explícito fue el presidente de ERC, Joan Puigcercós, que aseguró que 'si no hay cara a cara' entre ellos, 'el país no pierde nada porque habría sido un monólogo autonomista cuando el debate real es entre autonomía e independencia'. Además, recordó que ambos líderes 'están de acuerdo en lo esencial', y citó la congelación de las pensiones, la reforma laboral o el recorte del Estatut.

La presidenta del PP de Catalunya, Alicia Sánchez-Camacho, afirmó que las declaraciones de Puig son 'graves y lamentables' y 'muestran la auténtica cara de CiU', mientras que Jordi Miralles, coordinador general de EUiA, recordó que 'Catalunya es más que Montilla y Mas' y pidió que se respete el 'pluralismo democrático'.

Jordi Pujol y su rechazo en seis legislaturas

Jordi Pujol, que concurrió a seis elecciones entre 1980 y 2003, no participó nunca en un debate cara a cara con ningún otro candidato. Los debates se celebraron durante este tiempo con líderes de todas las fuerzas representadas en el Parlament.

Montilla-Mas, primer intento fallido

En 2006 se planteó por vez primera la celebración de un debate a dos bandas entre Artur Mas y José Montilla. En esa ocasión, no se llegó a un acuerdo por la insistencia del PSC en que uno de los dos careos planteados fuera en castellano. La negativa de CiU a debatir en esta lengua en una cadena privada impidió el acuerdo. Sí se celebró el tradicional debate entre todos los partidos en los platós de TV3.

Los miedos permanecen

Desde CiU se entiende que Mas, con una amplia ventaja en los sondeos, no necesita de un debate que podría empañar su imagen. En el PSC tampoco es una prioridad ya que existe el temor a que Montilla pueda verse derrotado en un formato de este tipo. Mientras, el resto de formaciones, Ciudadanos incluida, reclama que se celebre un debate a seis. A este respecto, Mas aseguró que no tiene inconveniente en celebrarlo 'a pesar de que no sería un debate de seis, sino de cinco contra uno, y ese uno no sería el president de la Generalitat'.