Público
Público

Montilla llama a recuperar el "afecto" por España

Aboga en el mensaje de la Diada por orillar la "pulsión separadora"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Montilla no quiere que el sentimiento de agravio y la frustración colectiva que, en Catalunya, ha provocado la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut monopolice el camino hasta las elecciones del 28-N. Ayer, en su discurso institucional televisado con motivo de la Diada Nacional de Catalunya que hoy se celebra, reclamó a la ciudadanía mirar al frente y seguir avanzando: 'Quedarse parado es retroceder'.

Montilla conminó a encontrar 'una salida constructiva a la crisis institucional y política en torno al autogobierno'. Una vía, señaló, que plantee una alternativa al fallo del TC, en la línea de sus acuerdos con el Gobierno central. Para Montilla, la sentencia 'ha dañado el sentimiento de afecto de muchos miles de catalanes en relación a España y sus instituciones'. 'Para recuperar [este afecto], nos tenemos que esforzar todos juntos en superar esa situación', agregó.

Los 'caminos de salida' son para Montilla 'un deber'. Él, a diferencia de los partidos que están por explorar o hacer ya efectiva la vía soberanista, está por la 'unidad política y social'. Y eso no se puede hacer, dijo el president, desde posiciones que considera lejos de la centralidad. Para Montilla, la mayoría de los ciudadanos busca 'tiempos de mayor serenidad, que el diálogo se imponga al griterío y la unión a la pulsión separadora'.

El president destacó que la sociedad catalana tiene derecho a 'exigir y esperar soluciones' y avisó de que esa voluntad de distender el ambiente y rehacer los puentes con España siempre debe llevarse a cabo desde el 'diálogo exigente' y sin regatear 'firmeza en la voluntad de autogobernarse'.

En esta línea, el president sacó a colación en su intervención que la 'honda indignación' que provocó el fallo del TC en amplios sectores ya se hizo visible 'de forma masiva y plural en la gran manifestación del pasado [10 de] julio en las calles de Barcelona'.

El president apeló a salir adelante, a pasar página de los agravios para reconstruir, desde el afecto mutuo la relación con España: 'Nuestra fuerza crece cuando se expresa con convicción y respeto'. 'No podemos olvidar el pasado, pero tampoco ser esclavos de él', afirmó en su llamamiento a no recrearse en lo que no funciona para un país, Catalunya, que definió 'como una nación, una comunidad cultural y lingüística, una sociedad abierta y plural'.

El líder del PSC centró su mensaje en el autogobierno, pero también en la crisis. Montilla quiere que este sea uno de los temas de la campaña, convencido de que ahí los vientos empiezan a soplar a favor de su Govern. 'Pienso que podemos empezar a hablar de recuperación. Estamos saliendo de la crisis, pero aún nos quedan meses difíciles', aseguró a la audiencia.

El president afirmó que no es momento de hacer 'balances' porque tiempo habrá en una campaña en la que los ciudadanos decidirán 'la orientación' de Catalunya. A modo de cierre de la legislatura, recordó los objetivos que se marcó al principio, como mejorar la atención al ciudadano, consolidar el autogobierno e impulsar el crecimiento. Sin dar a entender si había cumplido, reclamó haber ejercido el cargo de 128º president de la Generalitat con 'honor, dignidad y responsabilidad'.