Público
Público

Montilla renuncia aun nuevo Tripartito: "Su tiempo ha pasado"

Pese a los sondeos en contra, el president asegura que si gobierna lo hará sólo con su programa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tripartito durará lo que su actual mandato. Aunque el PSC pretende un 'punto y aparte', el horizonte que se avecina tras el 28-N es un punto y final en toda regla. Más si cabe después de que José Montilla anunciara ayer que la fórmula de coalición de izquierda plural que ha gobernado Catalunya siete años no tiene futuro: 'Su tiempo ha pasado', dijo y aseguró: 'No lo reeditaremos aunque sumemos'. No habrá así un nuevo Govern de socialistas, republicanos y ecosocialistas.

Desde 2003, el globo que pilota el PSC ha superado envites pero la colina que se ve a un mes vista parece insalvable. De ahí que, asumiendo riesgos, suelte lastre alejándose de sus socios de ERC e ICV-EUiA. Con las encuestas en la mano la más proclive le da 35 escaños de 135, dejándole a una distancia sideral de gobernar solo o Montilla sueña con una remontada histórica o prepara la oposición para fiscalizar la vuelta de CiU y ganar tiempo ante las municipales de mayo. El president dejó bien claro que no tiene intención de asumir otro programa que el suyo. Abundó en la misma idea con diferentes fórmulas 'No sacrificaremos el programa socialista' o 'No gobernaremos a cualquier precio', dijo y lo argumentó con una frase: 'No podríamos encarar el futuro de Catalunya'. Sea como sea, la que Montilla lanzó ayer es la condición más absoluta de los diferentes partidos para pactar. El todo o el nada.

Y eso que el acto que el PSC preparó ayer en el Liceu empezó sacando pecho de la gestión de los dos tripartitos, si bien, según el president, no pueden 'estar del todo satisfechos'. Acompañaban a Montilla los actuales consellers socialistas, pero también los que lo fueron con Pasqual Maragall. El president no renunció a ganar las elecciones a CiU, se arrogó los valores de la lucha de los históricos del partido y habló de la 'coherencia' del socialismo catalán y la 'convivencia'.

A Montilla no le faltan motivos para sustentar su tesis. ERC, que asume que el Tripartito no tendrá la mayoría necesaria para otra oportunidad y busca condicionar a CiU, fijó ayer unas condiciones tan irrenunciables para ellos como inasumibles para el PSC. Los republicanos reunieron a más de mil personas (dos tercios del Teatre Grec) para presentar las conclusiones de su campaña Catalunya Decideix. Han recabado la opinión de 72.000 personas que, mediante una extensa encuesta, han fijado las prioridades para pactar.

Joan Puigcercós las presentó junto con los cabezas de lista y toda la cúpula. Seis condiciones sine qua non cuya guinda dio a conocer el propio Puigcercós, un referéndum de independencia. El líder de ERC dijo no tener 'ni miedo ni complejos para empujar' y denunció que PSC y CiU quieran ahora olvidar el recorte del Estatut en el Constitucional y el 'clamor' de la manifestación del 10 de julio.

Con la propuesta, aseguró, ERC 'se vuelve a anticipar con soluciones democráticas'. Se refería a otra condición, el concierto económico, que su partido formuló en los noventa y que ahora comparte CiU. Las otras son precios justos para los agricultores, cobertura para todas las personas dependientes, simplificar y flexibilizar la Administración y facilitar el crédito.

Ante la actitud de sus dos socios, Joan Herrera, de ICV-EUiA, advirtió que la única alternativa a un Gobierno plural de izquierdas es otro de la derecha. Parece clamar en el desierto.