Público
Público

Montilla ve al PSOE "escondido" ante el PP tras el fallo del TC

El president afirma que Rajoy le ha "comido un poco la moral" a Zapatero en el camino federal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Montilla anda preocupado con la sentencia del TC pero también con la actitud conformista del PSOE. Por eso ayer le reclamó que, en favor de la España plural y el modelo de estado federal, actúe de forma más valiente. Se lamentó de que, ante la agresividad de un PP en contra del estado de las autonomías y que le ha 'comido un poco la moral', los compañeros de viaje del PSC en el Estado se 'escondan'.

El president hizo estas afirmaciones en un acto de precampaña de su partido sobre el federalismo planteado como una mesa redonda con diferentes personalidades. Algunos de los participantes, como el ex conseller socialista de Cultura Ferran Mascarell, muy vinculado a Pasqual Maragall, reclamó que fuera también el PSC quien diera más pasos. Le reclamó defender con convicción el federalismo plurinacional en el Estado.

Los partidos asumen que la 'guerra de lemas' puede lastrar la posición catalana

El president marcó perfil diferenciado del nacionalismo pese a que consideró 'normal' el crecimiento del independentismo a partir del agravio, primero con el Gobierno del PP y ahora con el Constitucional.

A Zapatero y a Mariano Rajoy les avisó de que querer 'cerrar' el modelo de Estado tras la sentencia es propio 'de ilusos y de ingenuos'.

Òmnium debatirá con otras entidades la cabecera de la marcha

Por otra parte se seguía buscando un acuerdo ante la manifestación del sábado, que hace una semana se daba por hecho. La bronca desde el lunes en torno a la organización y el lema de la manifestación de rechazo al fallo del TC se ha convertido en la peor de las pesadillas.

Los partidos habían llegado el martes a un acuerdo para hacer compatible la voluntad de José Montilla y el PSC de abrir la marcha sólo con la senyera (debían portarla niños a los que seguirían los presidentes de la Generalitat y del Parlament y sus antecesores) con la de Òmnium, aglutinadora de las entidades y partidos que apoyan la marcha de rechazo al TC.

La junta de Òmnium, no sin tensiones internas entre su presidenta Muriel Casals, partidaria de la concertación para asegurar un marcha plural ideológicamente, y el sector desacomplejadamente independentista liderado por el notario y ex vocal del Consejo del Poder Judicial Alfons López Tena desembocó en un portazo de la entidad a los partidos. Òmnium acordó mantener la cabecera 'Somos una nación, nosotros decidimos', que el PSC juzga escorada a tesis independentistas, la que abriera la marcha.

Ayer los partidos lamentaban el 'espectáculo' y admitían que de ahí a la desmovilización o a la ruptura del espíritu unitario había un paso. Mientras, el PSC lanzaba críticas a Òmnium al asegurar que 'no representa' a Catalunya y ERC llamaba a superar diferencias para desfilar todos de forma unitaria. CiU ponía el dedo en el ojo a Montilla asegurando que la polémica era fruto de la debilidad de sus convicciones catalanistas.

En el PSC aseguraban no trabajar con la posibilidad de que Montilla no esté. 'No nos cabe en la cabeza que alguien no quiera que la manifestación la encabece el president con la senyera y allí estará', decían.

Sectores de Òmnium insistían ayer en que si Montilla quiere estar deberá hacerlo tras su pancarta. Su presidenta, en cambio, esperó tras recibir el apoyo a la marcha del nuevo presidente del Barça, Sandro Rosell (que se asoció a la entidad), que se resolvieran los 'asuntos de protocolo'.

Sólo un acuerdo hoy podría devolver las aguas a su cauce. Òmnium ha convocado a partidos y entidades para debatir el asunto y encontrar una salida decorosa para las partes. Voces de su junta insisten en que Montilla y el PSC deben asumir con normalidad que, a día de hoy, una manifestación en defensa del autogobierno 'no puede soslayar el derecho a decidir'.

Las voces favorables a la entente entre las 600 entidades adheridas a la marcha en torno a Òmnium empezaron a surgir. UGT está desde hace casi un año, junto con CiU, ERC e ICV, en el núcleo organizador de la marcha para cuando llegara la sentencia. Una vez se hizo pública la sentencia se les sumó CCOO. Sin desentenderse del lema de Òmnium, consensuado en su momento, los sindicatos instaron ayer a cesiones mútuas para dar cabida a todos.

En un manifiesto hecho público, las centrales mayoritarias reclamaron 'un acuerdo de unidad' en el que tengan cabida las máximas instituciones, como el president, la sociedad civil y la senyera'.

CCOO y UGT recordaron su rechazo a la sentencia, ya que 'ningún tribunal puede ni anular, ni enmendar la decisión aprobada en referéndum por la ciudadanía'. En este sentido llamaron a 'profundizar en el autogobierno y dar una respuesta unitaria y masiva el próximo sábado'.

A la espera del acuerdo final por la organización de la manifestación, los ex presidentes de la Generalitat y el Parlament Pasqual Maragall y Jordi Pujol y Heribert Barrera y Joan Rigol presentarán hoy un manifiesto llamando la movilización y la unidad social y política en contra del fallo del TC.