Público
Público

Montilla y Duran se alían contra la deriva soberanista del 10-J

El president pide a Chacón que haga «pedagogía» del Estatut en Madrid // CiU, ERC e ICV le presionan por un frente en las Cortes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La manifestación del sábado 10 de julio en contra de la sentencia del Tribunal Constitucional que recorta el Estatut y la forma en la que los partidos comprometidos con el autogobierno deben actuar después monopoliza los discursos de los líderes catalanes. Lo más inmediato es la manifestación. La convocatoria la pergeñó Òmnium Cultural, una entidad soberanista que ha sido hábil para que los partidos asuman su llamada bajo el lema Nosotros decidimos, somos una nación. Ayer, José Montillay el líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, pusieron el acento en la necesidad que la marcha no tenga un tono soberanista evidente.

El president no desfilará tras el lema escogido, de sesgo autodeterminista. El PSC sí lo hará junto a representantes de CiU, ERC, ICV-EUiA y de los principales agentes sociales o colegios profesionales catalanes. Montilla ha conseguido que los representantes institucionales él, los consellers y el president del Parlament desfilen tras una aséptica senyera.

Ayer, Montilla sacó pecho y reclamó que sea la bandera catalana y no el lema de Òmnium la que, con él como portador, abra la manifestación 'porque aglutina más sentimientos de unidad'. 'No me imagino ninguna pancarta que los acoja de forma más transversal', afirmó en Balaguer en un acto de precam-paña acompañando por la ministra de Defensa, Carme Chacón.

La bandera catalana 'aglutina más sentimientos de unidad' Más concreto fue el portavoz de CiU en el Congreso en la clausura de la escuela de verano de su partido en S'Agaró. Duran i Lleida avisó que si a la manifestación no se llega con un frente catalán conformado en Madrid, la marcha puede derivar 'en un aquelarre independentista', como pretenden algunos de sus convocantes.

Duran demandó al PSC unidad 'para defender los ejes nacionales'. Se refirió de forma singular a los socialistas, pese a que asumió que 'no se les puede pedir que rompan con el PSOE', cosa que sí hacen a diario los líderes de Convergència con Artur Mas al frente. Según Duran, que el PSC se divorciara políticamente del PSOE sería 'peor' para el interés nacional catalán. Según él, la unidad se debe trabajar 'en el corazón de España'.

Ahondando en esta tesis, ayer Deia publicó una entrevista en la que el diputado catalán limitaba el frente común a los 25 diputados del PSC y los diez de CiU para defender 'la lengua, las competencias en justicia y la financiación'. Unos asuntos que, afirmó, 'no se pueden dejar en manos de ERC o ICV'. Duran siempre ha sido partidario de una entente de las 'fuerzas centrales' en Catalunya y de hacer extensivo el pacto a Madrid, y hace unos meses asumió que debía ser Montilla quien, en calidad de president, liderara la respuesta catalana al TC.

Mientras, ERC e ICV insistían en la necesidad del frente en Madrid que les incluya y que no deje margen de actuación política a Zapatero mientras no tome medidas para dejar sin efecto la sentencia del Estatut. Joan Puigcercós retó al PSC y a CiU a llevar a las Cortes las exhibiciones de unidad de Mas y Montilla.

Montilla no se refirió a la posibilidad de ir unidos en Madrid, pero sí le pidió a Chacón, conforme con la sentencia del TC, que haga 'pedagogía' en el Gobierno para conseguir que se recuperen los artículos del texto que ha cercenado el Tribunal. Una situación que, según admitió ayer Zapatero en un artículo en La Vanguardia, ha provocado 'heridas' que tardarán tiempo en cerrarse.

El president hizo referencias al 'silencio' de Mariano Rajoy, líder del PP, sobre el Estatut. Se mostró convencido de que está motivado por la voluntad del líder conservador de no 'incomodar' a CiU, a quienes querrían volver a tener como socios tanto en Barcelona como en Madrid.