Público
Público

Montoro vuelve a arrojar dudas sobre el cumplimiento del déficit

Apela al "realismo" en un "escenario de recesión" que obliga a Bruselas a cambiar las previsiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cristóbal Montoro no se ha bajado aún del caballo del que, el viernes, le conminó a apearse la vicepresidenta del Gobierno. El titular de Hacienda y Administraciones Públicas volvió ayer a sembrar dudas sobre la posibilidad de que España pueda llegar a constreñir el déficit en 2012 al 4,4%. La voluntad del Gobierno de alcanzar esa cifra sigue estando ahí, no ha muerto, pero al final, vino a expresar el ministro, todo dependerá de cómo evolucione la economía y del nuevo escenario que pinte Bruselas, ya que se prevé cerrar el año no con crecimiento, sino con recesión. Y esa circunstancia cambia las cosas.

Montoro se desplazó ayer a Sevilla a la presentación de los cabeza de lista del PP a las autonómicas andaluzas del 25 de marzo. Y allí, en una charla posterior con los periodistas, revalidó el compromiso del Ejecutivo de cumplir el techo de déficit, pero a continuación agregó que es Europa quien debe aclarar y reorientar los objetivos, a la vista de los últimos datos de la coyuntura económica, que auguran un negro 2012, informa Efe.

El ministro dice que con la caída del PIB los ingresos del Estado menguarán

El ministro volvía así sobre sus pasos. El viernes, ya había eludido comprometerse en Financial Times Deutschland a que España no rebasará el tope del 4,4% aunque 'sería deseable y sería bueno cumplirlo'. Tal listón se asentaba, decía, en pronósticos 'anticuados', hechos por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Ese día, Soraya Sáenz de Santamaría le reconvino tras el Consejo de Ministros: 'La voluntad y determinación del Gobierno es cumplir con su compromiso de déficit', dijo la vicepresidenta nada más comparecer en rueda de prensa. 'Toda la tarea del Gobierno está encaminada a crear empleo. Para eso hay que cumplir los objetivos', remachó.

Con su llamada al orden a Montoro, a la que siguió otra desautorización a Luis de Guindos, titular de Economía que en The Wall Street Journal abogaba por el contrato único, Santamaría intentaba achicar el desconcierto y unificar el mensaje económico del Gobierno. No era la primera avería en el seno del Ejecutivo, en buena medida producida por la ausencia de vicepresidencia económica y la asunción directa de esta área por Mariano Rajoy.

Santamaría ya tuvo que rectificar el viernes al titular de Hacienda

El intento de coordinación de Santamaría fue fustrado ayer por el titular de Hacienda. Y por partida doble. Porque a sus palabras en Sevilla se sumó la entrevista que publicó La Vanguardia. El diario le preguntó si España renuncia a alcanzar la barrera del 4,4% del PIB.

El ministro respondió que 'el objetivo de déficit lo marcará Bruselas' y apela al 'realismo'. 'El Gobierno no renuncia a nada, y cumpliremos lo que establezca Bruselas añade. Sin embargo, es obvio que cuando se fijó reducir el déficit del 6% al 4,4%, se hizo con un escenario de crecimiento económico y no de recesión como el que nos encontramos. Cuando Bruselas estimó que España debería reducir el déficit al 4,4%, era porque preveía un crecimiento del 2,3%. En ese escenario suponía que se incrementaría la recaudación fiscal, pero en un escenario de recesión significa que los ingresos fiscales de nuevo van a disminuir'.

Montoro asegura en la entrevista que el Ejecutivo espera a que Bruselas, en línea con lo que ha dicho el FMI, afloje la cuerda y 'cambie' su cuadro macroeconómico. Entretanto, España 'no' hará sus previsiones: 'Esperaremos que sea Bruselas quien dibuje un nuevo escenario y el Gobierno español lo asumirá en su totalidad. Sobre la base de esa nueva realidad, tendrá que establecerse el objetivo de déficit que nos marquen, y nosotros tenemos el firme compromiso de cumplir'.

De Guindos sí se avino al criterio marcado por la vicepresidenta. El ministro suavizó ayer en El Mundo sus pretensiones de reforma del mercado laboral. En una tribuna de contenido similar a la publicada en la semana pasada, el ministro de Economía ya no hablaba de dar vida a un contrato único a tiempo completo, sino de 'simplificar los tipos de contratos para ir hacia un modelo que garantice la estabilidad en el empleo'. Exactamente la doctrina enunciada el viernes por Santamaría.

Más allá del baile de asertos y desmentidos, Montoro acudió a Sevilla a adelantar que espera que el Consejo de Ministros de este viernes apruebe el anteproyecto de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, hija del cambio de la Constitución pactado por PSOE y PP en verano. El borrador se visaría dos días después de la reunión con la Comisión Nacional de Administración Local. El ministro subrayó que se trata de una reforma 'urgente para España' que irá acompañada de la Ley de Transparencia.

Esta última norma recogerá las responsabilidades de los gestores públicos 'y las sanciones correspondientes, en términos administrativos y penales', sostuvo.