Público
Público

Moratinos exige a Marruecos "explicaciones" por "el trato dado" a los activistas

El Gobierno español pedirá al marroquí que aclare las supuestas agresiones que recibieron 14 españoles miembros de un colectivo prosaharaui

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha exigido a Marruecos 'explicaciones sobre el trato' dado a los activistas españoles pertenecientes al colectivo prosaharaui SaharAcciones, informa Gonzalo López Alba.

Moratinos llamó a su homólogo marroquí, Taïb Fassi-Fihri desde Riga, donde hizo escala junto con la comitiva del Gobierno que ha viajado a Shangai, para interesarse por la situación de los 14 españoles, que denunciaron agresiones de la policía marroquí en El Aaiún, donde fueron arrestados tras participar en una manifestación. 

Una vez en Shangai, el ministro ha telefoneado a Juan Pablo de Laiglesia, secretario de Estado de Exteriores, 'para pedir explicaciones sobre el trato' recibido por la policía marroquí. al secretario de estado del país africano. 

Los activistas ya se encuentran en Las Palmas de Gran Canaria, donde han llegado este lunes en torno a las ocho y media de la mañana procedentes de Marruecos. El grupo de españoles viajó a la isla a bordo de un barco de la línea Naviera Armas hasta el cual fue acompañado por una representación española, según informaron fuentes de la embajada española en Marruecos.

Los 14 activistas ya están en España

El ferry español partió el domingo por la noche acompañados por un guardia de seguridad desde el puerto de El Aaiún, donde llegaron en dos vehículos alquilados y en un vehículo de la Depositaría de Bienes del Estado, la institución encargada de gestionar los bienes españoles situados en la antigua colonia del Sáhara Occidental.

Según confirmó Exteriores, los 14 activistas pudieron completar los trámites fronterizos necesarios para salir de territorio controlado por Marruecos, aunque uno de ellos lo hizo mediante la presentación de un salvoconducto proporcionado por el cuerpo diplomático español.

Los activistas españoles han asegurado a su llegada a Las Palmas de Gran Canaria que la represión 'brutal' que han sufrido por parte de la policía marroquí refleja la que Marruecos ejerce a diario sobre los saharauis.

Una de las españolas más afectadas por las agresiones, Carmen Roger, manifestó a los medios de comunicación que 'todo lo que nosotros hicimos está permitido en el derecho internacional porque Marruecos no es propietaria de aquel territorio'.

Tras la imágenes dramáticas de su rostro contusionado, Roger ha explicado que se encuentra bien y 'con un ánimo muy alto por poder ayudar a que se visualice lo que pasa en el Sahara Occidental'.

'Éramos conscientes de los riesgos que corríamos, fuimos a meternos en la boca del lobo a acompañar a los saharauis', ha explicado otro de los manifestantes Anselmo Fariñas. En este sentido puntualiza: 'El objetivo de nuestra acción es que las personas de los territorios ocupados puedan tener derechos', pues muchos de ellos temen por su desaparición y la violencia 'que es el día a día en el Sahara Occidental'.

Fariñas exigió que el Gobierno español asuma su responsabilidad sobre el Sahara Occidental, 'debe hacer lo mismo que Portugal hizo con Timor Oriental', pues es responsabilidad de España permitir que 'el Sahara sea libre'.

Asimismo denunció la actitud del Gobierno de Francia, que en su opinión permite que Marruecos continúe con su política represiva. El activista invitó a la sociedad española a defender los derechos del pueblo saharaui y a 'convertirse en una pesadilla para el Gobierno de Marruecos' y que 'en ningún lugar de los territorios ocupados los gendarmes puedan dormir'.

Otra integrante del grupo español, Sara Mesa, dijo que 'la Policía nos estaba esperando y nos cayeron encima', y hubo compañeros que fueron interrogados en la comisaría de forma 'muy dura y agresiva'. Según aseguró, lo que les ha sucedido a ellos es una muestra de lo que sucede habitualmente en la zona pues las comisarías marroquíes son 'cárceles medievales y centros de tortura'.

'Lo nuestro es una anécdota al lado de todo el sufrimiento' de los saharauis y la UE debe pronunciarse ante esta situación, 'no puede seguir siendo partícipe de ella', concluyó Mesa.