Público
Público

Los Mossos atajan una protesta de viajeros en El Prat

Un centenar de pasajeros tratan de impedir a otros coger un vuelo a Bogotá

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La normalidad volvió hoy al aeropuerto de El Prat tras el caos aéreo del fin de semana. De hecho, estaba previsto que antes de medianoche se cierre el día con 711 vuelos. Aún así, tres días después de que estallara el conflicto, quedaban pasajeros sin volar y buscando soluciones a su cancelación. Es el caso de los viajeros del vuelo AV019 entre Barcelona y Bogotá, de la compañía Avianca, previsto para el pasado sábado al mediodía.

Los viajeros de Avianca no pudieron salir ni el sábado ni el domingo y hoy veían como otros pasajeros llenaban el vuelo de la compañía con su mismo destino mientras ellos esperaban a ser recolocados. Pero la gota que colmó el vaso fue ver su número de vuelo en las pantallas sin que ellos tuvieran billetes, y aquí el nerviosismo acumulado estalló. Al grito de '¡queremos volar!', amenazaron con boicotear la facturación del vuelo impidiendo a los otros pasajeros a acceder a los mostradores de la compañía. Y ante esta situación, los Mossos d'Esquadra tuvieron que intervenir creando un cordón de seguridad para proteger a los viajeros que hacían cola para facturar rumbo a Bogotá.

Ya más calmados, probablemente por la presencia policial, los afectados trataron de convencer, sin éxito, a la compañía, diciendo que lo más razonable era que los pasajeros que tenían que volar hoy lo hicieran hoy y que ellos, que llevan en el aeropuerto desde el sábado', pudiesen coger el vuelo de hoy. Pero sus explicaciones no convencieron y no les quedó más remedio que reclamar una nueva fecha en el mostrador de Avianca.

La mayoría de esos pasajeros son colombianos que viven en Catalunya y que pretendían 'pasar unos días de vacaciones con la familia de su país de origen', explicó Fredy, acompañado de su mujer y una niña de 10 años. 'Es un viaje que llevamos esperando dos años y cada día que pasamos en el aeropuerto es un día menos con nuestra familia', lamentaba.