Público
Público

Los Mossos detienen al autor del triple crimen de Tarragona

Mató a su mujer y a sus dos hijos hace 12 días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Guardia Urbana de Barcelona detuvo la madrugada de ayer al hombre acusado de matar a su esposa y a sus dos hijos en Tarragona el pasado día 17. El arresto ocurrió en la céntrica Rambla cuando el hombre, de 36 años, se dirigió a una patrulla en un control. Los agentes municipales le pidieron que se identificara y, al confirmar que pesaba sobre él una orden de búsqueda y captura, lo detuvieron. Según informó el delegado de la Generalitat en Tarragona, Xavier Sabaté, el sospechoso estaba 'muy bebido'.

El detenido fue entregado por la Guardia Urbana a los Mossos d'Esquadra. Por la tarde fue transferido a la comisaría de la Policía autonómica de Reus, donde se lleva a cabo la investigación del triple crimen, a la espera de pasar a disposición judicial.

Fuentes policiales aseguraron que el hombre vagaba de-sorientado por la capital catalana después de haber pasado unos días refugiado en Bélgica, donde tiene familiares, y no en Marruecos, su país de origen, como se creía inicialmente.

Los Mossos habían cursado una orden de búsqueda y captura internacional. También se habían puesto en contacto con la policía belga, que llegó a localizar al sospechoso. Sin embargo, cuando la policía belga iba a proceder a la detención del acusado, constataron que el presunto asesino ya había regresado a Barcelona.

Los cadáveres de la mujer, de 26 años, y de los dos hijos, de 2 y 6 años, fueron encontrados el pasado 17 de octubre en avanzado estado de descomposición y cubiertos de cemento en una bañera de su piso en el barrio marítimo de Tarragona.

El sospechoso del triple crimen tenía una orden de alejamiento de su esposa por malos tratos, aunque la propia víctima pidió en diciembre que fuera revocada. El juez, no obstante, denegó esa solicitud, aunque ello no impidió que ambos volvieran a convivir.

Tiempo atrás, el sospechoso había pasado una época ingresado y en tratamiento en el hospital Pere Mata de Reus (Tarragona) por problemas psiquiátricos.