Público
Público

Los Mossos investigan si un hombre lanzó a su hija de seis años por un barranco y luego se suicidó

Varios testigos aseguran que vieron como el hombre empujaba a su hija y después saltaba al vacío en un paraje de Girona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Mossos d'Esquadra investigan la muerte de un hombre de 46 años y de su hija, de seis años, cuyos cadáveres aparecieron ayer al mediodía en el fondo de un precipicio situado en el Santuari del Far, cercano al pantano de Susqueda (Girona).

Un portavoz de los Mossos de Girona han confirmado que la comisaría de Santa Coloma de Farners (Girona) ha abierto una investigación para esclarecer si el hombre y la niña cayeron al precipicio de manera accidental o si, por el contrario, se trata de un homicidio y de un suicidio posterior por parte del padre.

Sin embargo, esta última teoría parece la más probable: algunos testigos que al mediodía se encontraban en el Santuario del Far de Susqueda han afirmado que el padre habría arrojado a su hija por el precipicio y que posteriormente se habría tirado él.

Varias personas que sobre las 13.00 horas del domingo se encontraban en el privilegiado mirador del Santuario del Far, de 1.123 metros de altitud, que en ese momento estaba lleno de gente, apuntan que vieron cómo un individuo lanzaba a su hija menor de edad y posteriormente saltaba él, han explicado a Efe fuentes del Santuario.

Las mismas fuentes han apuntado que la madre de la niña no se encontraba junto a ésta y al padre de la menor en el momento en que tuvo lugar el suceso.

Entre los testigos figuraban un grupo de motoristas, que fueron los que alertaron a los responsable del Santuario de lo que acababan de ver y que también avisaron a los Mossos d'Esquadra y a los Bomberos de la Generalitat.

Al parecer, según recuerda un empleado del Santuario, el hombre, de 46 años, y su hija, de 6, estuvieron tomando algo en el bar-restaurante adosado al establecimiento.

Posteriormente, habrían salido al espacio abierto que lleva al mirador, un precipicio de más de 1.000 metros que ofrece una espectacular vista de toda la comarca y del Pantano de Susqueda y que acostumbra a estar lleno de gente los fines de semana, y habría lanzado a la niña y posteriormente se habría tirado él.

Al tener conocimiento del hecho se desplazaron hasta el lugar tres dotaciones de los bomberos con el Grupo de Actuaciones Especiales (GRAE) y un helicóptero, y también se activó el Grupo de Intervención de Montaña de los Mossos.

Debido a que se trata de una zona de difícil acceso, el equipo de rescate no llegó hasta donde estaban los cuerpos sin vida de padre e hija hasta casi las 15.00 horas.

El juez de guardia de Santa Coma de Farners ordenó el levantamiento de los cadáveres y ha decretado el secreto del sumario.