Público
Público

Muere un afgano por un disparo accidental de soldados españoles

Un vehículo en dirección contraria al convoy que escoltaban obligó a los militares a efectuar disparos disuasorios al aire. Una de las balas rebotó e impactó en el fallecido.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un afgano ha fallecido a causa de un disparo accidental efectuado por soldados españoles mientras realizaban tareas de protección a un convoy que transportaba carburante en la localidad de Farah-Rud, según ha informado un portavoz oficial del Ministerio de Defensa.

El incidente se registró ayer sobre las 16:00 horas cuando un vehículo Toyota se acercó en dirección contraria al convoy afgano, que iba escoltado por militares españoles e italianos.

Esto obligó a los militares a efectuar disparos disuasorios -al aire y al suelo-, y una las balas rebotó en el suelo y alcanzó a un ocupante del asiento trasero causándole la muerte, según los primeros datos de la investigación abierta, informaron las mismas fuentes de Defensa.

Los militares españoles de la Fuerza de Reacción Rápida (QRF) que escoltaban al convoy de carburante observaron que se aproximaba un vehículo Toyota en sentido contrario.

En ese momento, según Defensa, los soldados españoles hicieron señales al conductor para que se apartara, pero inició un movimiento de aproximación y se situó entre el quinto y el sexto vehículo blindado BMR español.

Reglas de enfrentamiento 

Ante la posibilidad de que se tratara de un coche-bomba, los militares aplicaron las denominadas 'reglas de enfrentamiento' -formas de actuación establecidas por las fuerzas multinacionales de ISAF-, y alertaron al conductor con señales de mano y de luz para que se detuviera.

Según relatan las mismas fuentes, tras no obtener respuesta, los españoles efectuaron disparos de aviso al aire y al suelo, momento en el que el vehículo cambió de actitud, por lo que no fue necesario aplicar el último paso en las reglas de enfrentamiento, que es disparar contra las personas.

Los primeros datos de la investigación abierta indican que una bala de las disparadas al suelo rebotó y alcanzó a un ciudadano afgano que viajaba en el asiento trasero del vehículo, una hipótesis que ha dado por válida la ISAF, según precisa el portavoz del Ministerio de Defensa.

La Policía afgana se hizo cargo de los ocupantes y del fallecido y, tras registrar el vehículo, no encontró explosivos ni armas.

El personal de la base española de Herat ha contactado con los familiares del fallecido para ponerse a su disposición.

Alerta contra un Toyota 

Defensa ha precisado que, antes de este incidente, informes de inteligencia habían alertado de la posibilidad de que un vehículo Toyota pudiera ser utilizado para cometer un atentado contra la ISAF.

En este sentido, en agosto de 2006 un grupo de militares españoles fue atacado por un vehículo camuflado de la marca Toyota, similar al que ha protagonizado el incidente de hoy, según las fuentes.

En 2007, Afganistán ha registrado una media de seis atentados diarios, muchos de ellos perpetrados con coches bomba.

España mantiene desplegados más de 700 efectivos en Afganistán, distribuidos entre el PRT de Qala i Naw y la base de Herat.