Público
Público

Una mujer entra en prisión por pegar a una maestra

La reclusión, la primera por este delito, marca un hito judicial en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La agresión a un docente es un delito que puede llevar a la cárcel. Por primera vez en España, una mujer ha ingresado en una cárcel, en este caso en el penal de Albolote (Granada), tras haber sido condenada a tres años por atacar a la maestra de su hijo en el colegio Federico García Lorca, en Fuente Vaqueros. Nunca antes la Justicia había actuado con tanta contundencia por un caso así. La sentencia, dictada a finales de 2010, ya fue la más severa de España al considerar la agresión como un “atentado a la autoridad” y calificar la conducta de la madre de una “gravedad extrema” por “haber llevado a cabo su acción en presencia de niños”.

La mujer ingresada en prisión, de 23 años, agredió a la maestra, de 24, el 18 de noviembre del pasado año, tras irrumpir en el aula delante de unos 20 niños, que también la escucharon gritarle a su maestra: “Te voy a rajar”.

La primera persona que ingresa en prisión por agredir a una docente, Estefanía C. F., tenía antecedentes penales. La durísima sentencia la condenaba a la pena de cárcel, pero no necesariamente a ingresar en ella. La mujer había sido condenada anteriormente por darle un bofetón a un sargento de la Guardia Civil y ha sido la reincidencia, dos condenas por atentado a la autoridad, la que la ha llevado al penal.

El ingreso se produce tras confirmarse la sentencia, que la agresora había recurrido. La resolución que la ha llevado a la cárcel es ejemplar en tanto que considera a los docentes como una autoridad pública, como los agentes, e impone la pena máxima. “Es el estadio final de un procedimiento judicial que ha tipificado como delito penal una conducta socialmente inaceptable. Lo que ha hecho la justicia es hacerla inaceptable desde el punto de vista del Código Penal”, señaló ayer a Público el consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica.

El ingreso en prisión de la mujer es consecuencia del convenio firmado en 2010 por Educación y la Fiscalía Superior de Andalucía, que recogía la calificación como delito de atentado a la autoridad las agresiones a los docentes. “Ese protocolo y el trabajo muy valioso que ha hecho la Fiscalía está dando sus frutos”, afirma

Álvarez de la Chica, que valora que este ingreso en prisión, “el primero en España”, demuestra que la Justicia y las administraciones trabajan en el camino “correcto”: la reprobación social y la reprobación judicial para aislar este tipo de conductas.