Público
Público

Multado con 2.001 euros por lanzar una pava desde un campanario

Una asociación protectora de animales recurrirá, por considerarla insuficiente, la sanción de la Junta de Andalucía, que aplicó al infractor el mínimo previsto en la ley

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Junta de Andalucía ha sancionado con 2.001 euros, el mínimo previsto en la ley, a la persona que lanzó el 3 de febrero una pava desde la torre del campanario de la iglesia de Cazalilla (Jaén), una tradición de las fiestas de San Blas.

No es la única sentencia o multa reciente por maltrato animal. Así, el Pacma denunció la tortura de tres reses en Arcas del Villar, aunque la sanción impuesta (500 euros) fue considerada 'ridícula' por los antitaurinos, que deseaban un castigo 'ejemplarizante'.

La Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA) recurrirá.

Trs recibir la notificación dictada por el delegado provincial de Agricultura de la Junta en Jaén, Roque Lara, ANPBA ha anunciado en un comunicado que presentarán un recurso al considerar que la sanción es insuficiente. El lanzamiento de la pava es una tradición que se remonta en el tiempo al menos 200 años y cuenta con la aprobación de buena parte del pueblo, aunque también han aumentado las voces críticas en los últimos años por el maltrato que supone para el ave.

Esta es una de los muchas celebraciones donde se torturan animales —como el Toro de la Vega, en Tordesillas—, lo que ha motivado numerosas protestas de asociaciones animalistas, que han extendido sus reivindicaciones a las granjas de cerdos, gallinas o visones, cuyas pieles son destinadas a la industria peletera.

 


En esta tradición, algunos mozos del pueblo son los encargados de arrojar desde el campanario a la pava viva, que trata con sus aleteos de ganar los tejados próximos a la iglesia, ya que se trata de una especie que no puede remontar el vuelo.

La Junta de Andalucía indica ahora en su resolución sancionadora que se consideran probados los hechos imputados a la persona sancionada, la cual no presentó alegaciones. Según ANPBA, el hecho de haber sido impuesta la sanción mínima para las infracciones calificadas como muy graves demuestra que no han sido tenidas en cuenta las agravantes.

Éstas han sido establecidas tanto por la Ley de Protección Animal de Andalucía como por la Ley de Procedimiento Administrativo Común, entre las que se encuentra 'la trascendencia social de la presunta infracción'.

Por ello, la asociación presentará un recurso de alzada contra la resolución sancionadora ante la Consejería de Agricultura y Pesca y solicitará que se tengan en cuenta las diversas agravantes para el posible incremento de la cuantía de la sanción. ANPBA cree que es una agravante que se ha lanzado una pava durante ocho años consecutivos desde que se consideró legalmente que dicho lanzamiento es una infracción muy grave.

- Consulta nuestro especial sobre maltrato animal.