Público
Público

Los musulmanes de Lleida contra la prohibición del burka

Una asociación islámica presenta seis alegaciones contra la ordenanza del ayuntamiento que prohíbe su uso en equipamientos municipales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asociación Watani para La Libertad y la Justicia ha presentado hoy seis alegaciones contra la ordenanza del Ayuntamiento de Lleida que prohibió el uso del velo integral islámico en los equipamiento municipales, y ha advertido que, de ser rechazadas, recurrirán la normativa por la vía judicial.

El representante de esta asociación islámica, Mourad El Boudouhi, ha presentado en el registro del consistorio las alegaciones, en las que se argumenta que el ayuntamiento no tiene competencia para establecer una prohibición de este tipo y que ya hay normativa superior previa aplicable a este ámbito de la seguridad ciudadana.

Asimismo, las alegaciones señalan que la prohibición municipal, la primera que se aprobó en una localidad española, vulnera la libertad religiosa establecida en la Constitución y  supone una vulneración de los derechos fundamentales de las personas, además de una discriminación.

Por último, la asociación pide una reunión entre sus representantes y el ayuntamiento leridano para tratar los temas que afectan a la comunidad islámica.

El Boudouhi ha afirmado ante los medios de comunicación, después de presentar las alegaciones, que el Ayuntamiento de Lleida 'ha cometido un error en contra de las mujeres en general y contra las musulmanas en particular' al prohibir el burka.

'Pedimos que respete las leyes que han votado todos los ciudadanos en este país y que la ciudad respete los acuerdos firmados por el estado español a nivel europeo y de las Naciones Unidas sobre la libertad religiosa y de respeto a las mujeres. Nadie tiene derecho de hablar y decidir por esas mujeres', ha señalado.

El representante islámico, que se autodenomina como 'defensor del colectivo musulmán en España', considera que la normativa debería modificarse para que las mujeres que lleven el velo integral y que quieran entrar en un equipamiento municipal puedan mostrar su rostro para identificarse y después puedan volver a tapárselo si así lo desean.

'Se le puede pedir la identificación y a partir de ahí que se respete su derecho a taparse o destaparse la cara para permanecer en el equipamiento público. También pedimos que si una mujer se niega a destaparse, que se le prohíba la entrada, pero que no se le multe', ha explicado en referencia a la posibilidad de sanciones de hasta 600 euros previstas por la normativa leridana.

El Boudouhi ha atacado duramente al Ayuntamiento y a los grupos municipales que aprobaron la prohibición del velo integral (PSC, CiU y PP). 'No van por buen camino. Consideran la ciudad como si fuera una propiedad privada que está fuera de este país. Esto no lo vamos a aceptar, no lo vamos a tolerar', ha aseverado.

Además, ha advertido que, si no se aceptan sus alegaciones, recurrirán a la vía judicial 'porque supondría la no colaboración del ayuntamiento para no crear conflictos en la ciudad'.

'Desde hace meses solo estamos escuchando negativas de parte del ayuntamiento. Le invitamos a demostrar una señal de colaboración entre las religiones, tanto respecto al tema del velo integral como por el de la mezquita', ha explicado.

Y es que la asociación Wataní también tenía intención de abrir una mezquita en el barrio de Balafia, a la que podrían ir a rezar parte de los fieles que acuden actualmente a la de la calle Nord, que recientemente fue cerrada durante tres semanas por problemas de aforo.

Sin embargo, el consistorio ya ha rechazado el local que propone la asociación, al no cumplir con la normativa de locales de culto.

'Los musulmanes de Lleida cumplen con sus obligaciones con la ciudad y tienen derecho a tener una mezquita dentro de la ciudad. No quieren una mezquita aislada en el polígono, que es un sitio para las empresas, no para hacer oraciones religiosas. No podemos ir a rezar al cielo', ha manifestado al respecto.

Por último, El Boudouhi ha pedido al Ayuntamiento 'respeto' para el colectivo musulmán. 'Estamos en mes sagrado del Ramadán y lo que estamos recibiendo es golpes del Ayuntamiento de Lleida.

Pedimos al Gobierno español y a la Generalitat que actúe, porque esto va por un camino negativo', ha concluido.