Público
Público

La 'Nacional II' de IU sopesa reflotar la candidatura de Nuet

El líder catalán espera desactivar la situación de total bloqueo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Izquierda Unida está tomándose en serio su irrefutable destino. Apurar hasta la obsesión los plazos. Este domingo se reúnen los 180 miembros del Consejo Político Federal (CPF), el máximo órgano de dirección, que deberá elegir coordinador y ejecutiva. Todo sigue verde. Y las conversaciones ya son frenéticas.

Por ahora, se mantienen dos candidatos: Cayo Lara, que encabezó la lista del PCE y que ganó la IX Asamblea, por un 43%, y la de Eberhard Grosske, defendida por los delfines de Gaspar Llamazares. Pero hay más: podría resucitar la propuesta del catalán Joan Josep Nuet, líder de la Nacional II, el grupo que con su 23% en el CPF lo decide todo.

El mismo Nuet lo confirmó ayer a este diario: “Me estoy replanteando reflotar mi candidatura. Todo dependerá de cómo reaccione Cayo, qué acuerdo suscite entre la gente de Gaspar. Y no tomaré ninguna decisión sin contar con la N-II, que se reunirá por última vez antes del CPF el sábado”.

La precisión de Nuet viene a cuento. La cohesión de la tercera vía ha quedado severamente tocada. El viernes pasado, sus responsables no acordaron relanzar a Nuet. Los deseos de catalanes y baleares chocaron con las pretensiones de Madrid (una federación clave) y Aragón, decididas a conceder a Lara el “derecho” a plantear la propuesta de dirección. Miembros de todos los sectores rubrican el mismo análisis: que la estrategia de la mayoría dirigente de Madrid pretende “desactivar” a su tradicional enemigo, el comunista Enrique de Santiago.

“No podemos negar que nuestro enfrentamiento con Enrique es visceral”, asume una dirigente madrileña de IU, “pero le ganamos con razones, no aliándonos sin más al PCE”. Y advierte: “Si Nuet se presenta, Madrid no le votará, a no ser que sea el único en liza”.

Nuet contaría, pues, con fugas de los suyos en Madrid. También, posiblemente, en Aragón, cuyo líder, Adolfo Barrena, elude “adelantar” escenarios. Los cercanos a Nuet calculan que recibiría apoyos del PCE y, sobre todo, de la “inmensa mayoría” de los gasparistas. “Ahora toca advertir que todo menos Cayo, pues con los suyos habría una regresión evidente”, sentencian los de Nuet. Pero, como sentencia un gasparista, los números están “hiperajustados”. “Esto es una ruleta rusa”, afirma un dirigente de la N-II.

Lara no ve la decisión “ni sensata ni creíble”. Un portavoz del PCE va un paso más allá: “Lo de Nuet viene dictado por Iniciativa per Catalunya Verds”. Los gasparistas prometen mantener a Grosske, pero “estudiarán todo”.