Público
Público

Los nacionalistas asumen que no dejarán a los progresistas en minoría

Ramon Camp y Margarita Uria son los próximos vocales del CGPJ propuestos por CiU y el PNV

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ramon Camp y Margarita Uria, próximos vocales del CGPJ propuestos por CiU y el PNV, no pondrán de buenas a primeras en riesgo la mayoría progresista. Los bloques son simétricos (9 propuestos por el PSOE y 9 por el PP) pero Camp y Uria no llegan con ánimo de decantar balanzas porque Zapatero siempre dejó claro a los nacionalistas (y estos lo aceptaron) que sólo se sentarían en el gobierno de los jueces si no hacían la pinza con el bloque conservador. Los dos vocales deberían además votar al unísono porque el presidente del CGPJ, que será progresista, tendrá voto de calidad.

Igual que pasó con la Mesa del Congreso, no encontrarse con una pinza era la condición para ceder parte de la cuota a las minorías, más cuando el PSOE podría haber optado por dar alguna de las dos vocalías a IU, que sigue siendo el tercer partido en votos y que en 2001 ya promovió a Félix Pantoja.

El CGPJ hace dos años que está en funciones y Duran y Erkoreka llevaban tiempo hablando el asunto con Zapatero y De la Vega. Después del 9-M, el Gobierno perdió capacidad de persuasión por los malos resultados de IU-ICV o ERC por sus malos resultados pero los nacionalistas tienen claras las condiciones. Con el voto de Uria se puede contar (y así lo dan por hecho en el PSOE) porque en el PNV ha arrimado el hombro con los más progresistas. Con Camp también. Su elección es una declaración de intenciones dado su carácter dialogante.

Veto a un integrista

En su día, Duran puso encima de la mesa como vocal el nombre del ex diputado Manel Silva, abogado del Estado y dirigente de Unió ligado a las asociaciones católicas integristas. De la Vega fue tajante al aclararle que no cederían un puesto a alguien que pudiera sumarse a los conservadores en temas como el aborto o la eutanasia. CDC también se ocupó de reservarse el puesto.

Camp, de quien Felip Puig dijo ayer que será “la voz de Catalunya” en el CGPJ, llegará con ánimo de defender la descentralización de la Justicia que el Estatut consagra pero, como López Tena, no hará migas con los conservadores en los dictámenes.