Público
Público

El narco Dorado confirma la versión de Feijóo de que no se hablan desde 1998

Su abogado dice que las fotos con el ahora presidente de la Xunta "fueron incautadas en 2003" y que su defendido no tiene ninguna copia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El narcotraficante Marcial Dorado ha asegurado a uno de sus abogados, con el que este jueves se ha entrevistado en la cárcel salmantina de Topas, donde cumple condena por un delito contra la salud pública, que 'desde el año 98 no ha mantenido' ningún contacto 'ni personal ni telefónico' con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. De hecho,  y a la pregunta de qué le ha trasladado Marcial Dorado en su encuentro en la prisión, el abogado José Antonio Tuero ha señalado que le 'confirmó lo que había manifestado el señor Feijóo' y que 'no ha tenido una relación personal estrecha', sino que se conocieron por 'otra persona'.

'Evidentemente lo ha visto', ha señalado el abogado al respecto de si tenía conocimiento de la publicación de las fotografías por  el periódico El País. En este sentido, José Antonio Tuero ha señalado que 'claro que afecta' el ruido que se ha producido en torno a Dorado, que tiene pendiente un juicio por blanqueo de capitales para el que la Fiscalía no ha elevado todavía el escrito de calificación. Además, también está pendiente el recurso ante el Tribunal de Estrasburgo por la condena, de diez años, por el delito contra la salud pública. Sobre la resolución de esta petición, su abogado ha señalado que desconoce en qué plazo podría resolverse.

Así las cosas, el abogado de Marcial Dorado ha incidido en que es 'absolutamente falso' que hubiese llamadas en el periodo de las escuchas, y abundó en que no hubo contactos 'ni presenciales ni telefónicos'. De esta manera, y sobre las declaraciones del juez José Antonio Vázquez Taín en las que dijo que creía 'recordar' al menos una conversación telefónica intervenida entre Feijóo y Dorado, el abogado del narcotraficante ha afirmado que 'muy posiblemente' se equivocó.

Por contra, fuentes judiciales han ratificado este jueves que sí hubo 'una, dos o tres llamadas' entre Feijóo y Dorado durante la investigación de la Operación 'South Sea', desarrollada entre 2001 y 2003. Sin embargo, Manuel Tuero, padre del abogado que acudió a Topas este miércoles y que se encargó de esta causa en su momento, ha asegurado que 'en el sumario no constan' conversaciones entre el ahora presidente gallego y su representado. 'En el sumario no constan. ¿Y por qué no constan?, pues porque de una interceptación telefónica, consta una conversación que sirva de soporte, fundamento o de justificación para las sospechas o conjeturas que haya', ha explicado, a Europa Press, este abogado. 'Yo no he visto en la causa nada que relacione a Marcial Dorado con Núñez Feijóo. Ni fotos, ni conversaciones. Nada, nada, nada en absoluto que suponga una mácula para el presidente de la Xunta', ha abundado Manuel Tuero.

Por su parte, las mismas fuentes judiciales que aseguran que hubo alguna conversación, aunque no han podido precisar si era el ahora presidente gallego el que telefoneaba al narco o al revés, han apuntado también que esos contactos, con contenido 'insulso', no llegaron a transcribirse en el sumario. Asimismo, han asegurado que 'ni las llamadas ni la investigación' revelaron 'una amistad'. De hecho, inciden en que 'no tenían nada malo' y que no dieron lugar a 'comprobación' o 'posterior investigación'.

Por otro lado, José Antonio Tuero aseguró que 'sorprende que las fotos fuesen incautadas en el año 2003' y que se publicasen ahora, y ha apuntado que Marcial Dorado 'no tenía copia' de las instantáneas. A este respecto, Manuel Tuero ha indicado que las fotografías 'no están unidas al procedimiento judicial', y ha considerado que 'no se puede cerrar esto con un dilema' de quién tenía las fotografías. También reflexionó que es habitual que personas que viajan juntas en varias ocasiones 'tengan una copia o ejemplar cada una'. A la pregunta de si sabe si otras personas tenían copia de las fotografías, el abogado que acudió a visitar a Marcial Dorado a la cárcel ha indicado que 'lo desconocen'.

El abogado Manuel Tuero, que habló con la mujer del arousano este miércoles, ha considerado que el que tiene que 'negar que haya existido algún tipo de chantaje o coacción' al respecto de las fotografías 'debería ser Feijóo'. Para este abogado de Dorado, si el presidente de la Xunta recibió algún tipo de 'chantaje directo o indirecto', debería preparar una denuncia o querella, por lo que ha manifestado que 'intuye' que proviene 'del ámbito político' la referencia del mandatario autonómico a que le habían intentado 'amedrentar'.

Manuel Tuero entiende que las fotografías 'no tienen por qué afectar' al proceso judicial en sí mismo, pero sí admite que este tipo de situaciones 'siempre incomodan'. 'Y la gente lo que quiere es que el procedimiento siga sus cauces normales. No creo que a Marcial le suponga otra cosa que el incomodo de estar en los periódicos', ha señalado este letrado.

'Estas cosas nunca quedan estériles, nunca son totalmente inocuas, pero procesalmente para él no tiene ninguna importancia', ha concluido Manuel Tuero. Así, ha advertido de que la publicación de las fotografías 'no le beneficia ni interesa en absoluto' y ha ratificado que la mujer de Dorado se puso en contacto con él a raíz de que se le acusase de haber filtrado las fotografías, lo cual sostiene que 'falta a la verdad'. En este sentido, ha rechazado cualquier tipo de vinculación entre la publicación de las fotografías y una 'venganza', que ha negado. 'Él ya tenía que estar saliendo de permiso, pero con este 'follón' a ver quién le da ahora un permiso', ha reconocido, con todo, su abogado, quien ha admitido que por ello a él 'no le beneficia' que se dé 'una situación de este tipo' en la que 'todo el mundo se pone de perfil'.

Marcial Dorado, que cumple condena por tráfico de drogas, tiene pendiente un juicio por supuesto blanqueo de capitales en el que las partes están a la espera del escrito de calificación de la Fiscalía desde 26 de junio del pasado año, una situación que su abogado ha criticado por la demora.

Al respecto, ha argumentado que el plazo habitual para este trámite es de diez días, con lo que Manuel Tuero ha puesto el acento en que, si fuese un abogado el que incurriese en esta demora, 'le hubiesen abierto diligencias para sancionarle por parte del juzgado y lo hubiesen puesto en conocimiento del colegio de abogados a efectos disciplinarios'.