Público
Público

Una negligencia provocó el incendio de Ibiza

El Gobierno balear dice que el fuego de Cala Benirràs, que ya ha calcinado 349 hectáreas, se originó en una cueva habitada. 300 efectivos lograron ayer estabilizar el avance de las llamas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una 'negligencia' provocó el incendio activo desde el domingo pasado en Cala Benirràs (Ibiza). El Gobierno balear aseguró ayer que el fuego, que ya ha arrasado 349 hectáreas, se originó en una de las cuevas próximas a la zona, habitadas por familias. 'Tanto el Seprona como los agentes de Medio Ambiente nos acaban de confirmar que se trata de una negligencia que se ha originado en una cueva cerca de donde había coches. Aún desconocemos los detalles, pero algún fuego o alguna cosa combustible, por una negligencia, originó este incendio', explicó ayer el conseller balear de Medio Ambiente, Gabriel Vicens.

Con esta explicación, el Ejecutivo insular descartó que el fuego se originara por la explosión de alguno de los coches estacionados en los accesos a la cala, como se apuntó en un principio. El fuego calcinó los 24 coches que estaban aparcados, de ahí que la primera hipótesis considerara que el foco del incendio estaba en el aparcamiento.

El presidente de Balears, Francesc Antich (PSOE), pidió ayer, no obstante, prudencia. 'Tendremos que tener los informes de las autoridades competentes' antes de obtener certezas, aseguró.

A media tarde de ayer, los equipos de extinción dieron por 'estabilizado' el incendio, según confirmó Antich, que coordina personalmente las labores de extinción junto al gerente del Instituto Balear de la Naturaleza (Ibanat). 'El término estabilizado es el paso previo a estar controlado y quiere decir que (...) tenemos los medios necesarios para que, si hubiese algún rebrote, poder controlarlo de inmediato', aclaró Antich.

Aun así, los técnicos terrestres tardarán una semana en apagar definitivamente el fuego, explicaron fuentes del Gobierno balear a Europa Press.

El fuego ya ha arrasado 349 hectáreas de la vegetación que envuelve Cala Benirràs, una zona de la localidad de Sant Joan de Labritja calificada como Lugar de Interés Comunitario (LIC) por sus valores naturales. Los expertos calculan que hasta dentro de 20 años la zona no se recuperará.

Un total de 18 medios aéreos helicópteros y avionetas y unas 300 personas entre Bomberos de Ibiza, efectivos de Emergencias, Protección Civil, Guardia Civil, Agentes de Medio Ambiente estatales y autonómicos y de la Unidad Militar de Emergencias trabajaron toda la jornada de ayer para controlar las llamas.

Antich destacó las dificultades para contener el fuego. Según explicó, la orografía del terreno una cala rodeada de rocas y colinas de pinares dificulta las labores para combatir las llamas por tierra, ya que el acceso al lugar es complicado. Los medios aéreos, por su parte, también tienen dificultades para trabajar, debido a las corrientes de aire que se forman en la zona afectada.

El incendio se originó el domingo pasado sobre las 17.30 horas. En ese momento, la playa estaba abarrotada de gente que esperaba a ver la puesta de sol. Las llamas obligaron a desalojar el arenal, por tierra y por mar, a unas 1.500 personas. Además, entre el domingo y el lunes, se evacuó a un centenar de vecinos y turistas que estaban alojados en un hotel situado en la zona del incendio, informa Efe.

Varios de los vecinos desalojados acudieron a la comparecencia de Antich para informar sobre las tareas de extinción del incendio y denunciaron desorganización en los trabajos realizados. Según señalaron una decena de familias, los equipos de Protección Civil llegaron demasiado tarde, cuando las llamas ya acechaban sus casas.

En la madrugada de ayer, el fuego se extendió en dirección norte, hacia Punta Xarraca, y el Gobierno balear tuvo que incrementar los efectivos dedicados a la extinción, solicitando ayuda al Ministerio de Medio Ambiente.

El incendio es el peor que ha sufrido Baleares desde 2000, cuando un fuego en Manacor (Mallorca) se llevó por delante 414 hectáreas. Además, es la primera vez que se declara el nivel 2 por riesgo de incendio en la autonomía, ante la amenaza que suponen las llamas para las personas.

Por otra parte, el Ejecutivo insular no descarta que los dos incendios que se originaron a última hora de la tarde del lunes en la isla de Mallorca fueran provocados. El del Parque Natural de S'Albufera quemó tres hectáreas y ya ha sido extinguido, y el de Petra ha arrasado 140 hectáreas y está controlado.