Público
Público

La niña prostituida está ingresada y a cargo de la Administración

La Comunidad de Madrid asume su "tutela efectiva" y le está prestando atención sanitaria y social. La familia está "colaborando" con las autoridades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comunidad de Madrid se ha hecho cargo al final de la tutela de la menor que fue prostituida en la localidad de Arroyo de San Serván (Badajoz). Asimismo, según ha confirmado una portavoz de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales, la niña está recibiendo atención sanitaria y social en un hospital público.

La portavoz ha añadido que la Comunidad está estudiando la posibilidad de ingresarla en un centro de menores una vez abandone el centro hospitalario.

La tutela de urgencia se adoptó el pasado 10 de diciembre en Comisión de Tutela y se hizo efectiva y notificó al padre ayer por la tarde en la reunión que mantuvo con responsables del Instituto del Menor y la Familia.

Según la portavoz de la Consejería, la familia 'está colaborando'

La consejera de Familia y Asuntos Sociales, Engracia Hidalgo, ha afirmado esta mañana en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que el padre de la adolescente se presentó ayer en la sede del Instituto del Menor y la Familia de la Comunidad de Madrid, donde aseguró que la joven estaba con él y que rechazaba la tutela del Gobierno regional.

Aunque el padre se sigue oponiendo a la tutela de la Comunidad, está 'colaborando' con los representantes autonómicos, 'porque está viendo que lo que le están ofreciendo es positivo para la niña', según esta portavoz.

Una vez localizada la niña, la Comunidad ha asumido su 'tutela efectiva' y la menor está recibiendo asistencia por parte del personal sanitario y de los servicios sociales, que continúan evaluando sus necesidades.

El pasado 3 de octubre, los padres de la menor, de 14 años, presentaron una denuncia por su desaparición en la comisaría madrileña de Chamartín. Al poco de su llegada a Arroyo de San Serván, un pueblo de poco más de 4.000 vecinos próximo a Mérida, la muchacha residió algunas noches en una vivienda de la calle de La Sierra, donde habitan varios familiares de su novio. Sin embargo, poco más tarde fue trasladada a una chabola próxima a un vertedero y obligada a prostituirse.