Público
Público

"Los niños deben involucrarse en la cocina"

Javier Aranceta, presidente de la Sociedad de Nutrición Comunitaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de 14.000 niños y niñas de entre 6 y 10 años participan desde 2007 en el Programa Piloto Escolar de Referencia para la Salud y el Ejercicio contra la Obesidad (Perseo). Son alumnos de 67 escuelas de las comunidades con mayor índice de obesidad infantil (Andalucía, Canarias, Castilla-La Mancha, Extremadura, Galicia, Murcia, Ceuta y Melilla) que durante cuatro años han aprendido a llevar una vida saludable: desde ver menos la televisión hasta eliminar las chucherías de su dieta. Meses antes de que se conozcan los resultados de este programa, el presidente de la Sociedad de Nutrición Comunitaria y asesor del Perseo, Javier Aranceta, avanza que el plan, coordinado por los ministerios de Educación y Sanidad, ha logrado 'cambiar hábitos familiares'.

¿Por qué la obesidad infantil se está agudizando?

Porque cada día nos movemos menos y comemos peor. El sobrepeso infantil se ha triplicado desde los años ochenta.

¿Cuál es la solución?

Las actuaciones comunitarias. Padres, profesores y médicos deben implicarse en la lucha contra la obesidad y en el cambio de los hábitos familiares. Es la familia la que está enferma, no sólo el niño. El proyecto Perseo es un pressing colectivo y por eso todos los niños adscritos a él han perdido peso.

¿Qué hábitos deben cambiarse?

Hay que luchar contra el sedentarismo. Antes los niños jugaban en la calle, pero ahora el ocio infantil es ver la tele y jugar al ordenador.

¿Una dieta estricta no es suficiente?

Además de eliminar la ingesta de productos grasos, niños y padres tienen que aprender a comer bien. Ya no se cocinan platos de cuchara porque es más rápido descongelar una pizza y eso tiene que cambiar.

Algunas familias aducen falta de tiempo.

Hay que sacar tiempo de donde sea para cocinar sano y prescindir de los alimentos congelados. También es importante involucrar a los niños en la compra y la cocina [como ha hecho el programa Perseo] para que, de mayores, tengan recursos y no se alimenten a base de precocinados.