Público
Público

El nivel de inglés en España sigue siendo una cuestión de dinero

Los expertos alertan de que la falta de exigencia en las universidades frena el saber idiomas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un flojo examen de inglés en los últimos años de la carrera universitaria es el listón que un estudiante debe superar para acreditar que tiene un nivel suficiente para desenvolverse en un empleo. Cuando ese titulado acude al lugar de trabajo o incluso antes, durante la entrevista de acceso, se topa con su verdadero nivel y se acuerda de esa falta de exigencia a lo largo de toda su carrera académica.

Un estudio del Instituto Británico denuncia la laxitud de las universidades a la hora de regular algo tan importante en la formación de los futuros trabajadores con estudios superiores como los idiomas. Pero el problema del bajo nivel de inglés viene de más abajo dentro del sistema educativo. Ni siquiera los planes de estudio para acceder al título de maestro en Educación Infantil y en Primaria requieren un nivel superior al B1 (Intermedio). 'Las universidades ni siquiera exigen niveles comunes. El problema es que no se les ha exigido un nivel común y tampoco quieren o pueden pedir un nivel de inglés sin los medios suficientes para proporcionárselo a sus titulados', reflexiona el profesor de la Universidad de Alcalá de Henares Alberto Lázaro, que ha colaborado para elaborar el informe del Instituto Británico . El estudio elaborado por
Lázaro ha sido presentado a los responsables de las comunidades autónomas, de las universidades y del Ministerio de Educación. Los expertos coinciden en que por la falta de una plan público y generoso en fondos de enseñanza en España sólo sabe idiomas el que se lo ha podido pagar. 'Hay opciones de intercambio bastante económicas. Por poco más del billete de Ryanair, se pueden coger muchas horas de conversación. Es más rentable una semana conviviendo en inglés que un curso de 90 horas', explica Lázaro.

El análisis del Instituto Británico señala a la Aneca (Agencia Nacional de la Evaluación de la Calidad y Acreditación) como la responsable de que la adaptación al Plan Bolonia de los títulos universitarios no haya tenido en cuenta los idiomas para validar los nuevos títulos. Desde Aneca reconocen que los idiomas 'son un aspecto valorado, pero no obligatorio'. Los reales decretos que establecen los contenidos de los nuevos títulos no incluyen ni una línea sobre conocimiento de idiomas pese a que estas competencias de cara al mundo laboral son fundamentales en el nuevo Espacio Europeo de Educación Superior.

'Los alumnos llegan a la facultad cada vez con más años de inglés a sus espaldas pero nunca han aprendido el aspecto oral y eso es fundamental desde infantil', lamenta Elena de Prada, doctora en Filología inglesa de la Universidad de Vigo. En su opinión, el problema es 'global y afecta por tanto a toda la sociedad'. 'El mundo académico no da al inglés la importancia que tiene, pero tampoco los políticos, la publicidad o el mundo de la cultura', agrega.De Prada participa en un plan coordinado entre la Universidad de Vigo y la Xunta de Galicia que organiza fines de semana de convivencia para adultos en los que sólo se puede hablar en inglés. 'De viernes a domingo sale por 200 euros con todo incluido. Si el alumno está motivado hay opciones', concluye.