Público
Público

"No estaba dispuesto a ser un presidente cautivo de Bildu"

Roberto Jiménez  es el secretario general del PSN-PSOE. Tras cuatro años en la oposición, ha pactado con UPN estar en el Gobierno foral. En julio será vicepresidente primero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 2 de julio, el secretario general del PSN-PSOE Roberto Jiménez (Pitillas, 1973) tomará posesión como vicepresidente primero del Gobierno foral que presidirá Yolanda Barcina, tras el acuerdo firmado con UPN. Dirigirá una macroconsejería que incluye las áreas de Presidencia, Interior, Justicia, administración local y participación. Está interesado en que el nuevo Ejecutivo sea 'transparente, cristalino, austero, muy cercano y participativo'.

¿Era necesario estar en el Gobierno foral para compensar la pérdida de poder del PSOE?

«En Navarra, se va a poder practicar la interrupción voluntaria del embarazo»

Más que una necesidad ha sido una reflexión importante que hemos tenido que hacer en Navarra, compartida con la Ejecutiva Federal del PSOE. La pasada legislatura ejercimos una oposición responsable, que no nos han reconocido los navarros en las urnas. Cabían dos alternativas, irnos a una oposición pura y dura o permitir que hubiera un gobierno estable. Lo primero, nos llevaba a otras elecciones; cuestión que no nos podemos permitir.

¿Pero cómo explica el pacto del PSN con UPN?

Si estuviéramos en otras comunidades donde hay bipartidismo sería impensable, pero en Navarra estamos seis fuerzas políticas: dos nacionalistas, dos de izquierdas y dos conservadoras: el PP de derecha extrema y UPN, que es regionalista.

«Alfredo [Pérez Rubalcaba] es buenísimo y viendo lo que tiene enfrente es aún mejor»

Hasta hace poco PP y UPN eran lo mismo.

Aunque hayan estado 20 años juntos, no son lo mismo. Tienen planteamientos similares en muchas cosas, pero UPN vota con el PSOE en el Congreso en ocasiones. No se trata de decir que es centrista; es conservador. Ahora para formar Gobierno se necesitan 26 escaños. Y esta es la única suma posible, toda vez que el PSOE no puede hacerlo con IU y el bloque de izquierdas, ni siquiera con NaBai, porque necesitaría el voto de Bildu. Yo, desde luego, no estaba dispuesto a ser presidente cautivo de Bildu.

¿Cómo califica la actitud de la coalición abertzale?

«UPN tiene más querencia por la educación de curas y monjas que nosotros»

Me pronuncié a favor de que Bildu estuviera en las elecciones. Es un paso importante para acabar con la lacra del terrorismo. A día de hoy le reconozco esa legitimidad democrática. Pero, hombre, también se la reconozco al PP y para mi sería impensable firmar un acuerdo con él porque nos diferencian muchas cosas. Cuando nos reunimos con Bildu les dijimos que pidieran la disolución de ETA. Y no lo hicieron. Todavía le queda un recorrido.

Ante la polémica sobre los escoltas, ¿debe permitirse que entren en el ayuntamiento?

Claro que sí, con absoluta normalidad. ¿Qué problema hay? El de los planteamientos radicales de los alcaldes de Bildu. Estoy convencido de que a mis compañeros de Andoain no les agrada ir con escolta; a nadie nos agrada. ¡Que más quisiéramos que el día de mañana pudiésemos andar por la calle con absoluta normalidad! Es lo que deseamos. Que haga Bildu esa tarea para que eso ocurra el día de mañana. Y, desde luego, ahora que no impida que personas puedan ir protegidas.

¿Bildu ha dado un paso atrás?

Como se dice coloquialmente, todavía les queda un recorrido importante por delante y la cabra siempre tira al monte.

¿Qué es lo que une al PSN y UPN?

Primero, la necesidad de que las cosas funcionen en Navarra y que haya una mayoría estable en el Parlamento. Luego, la defensa institucional de la comunidad, la generación de riqueza, la potenciación de las políticas sociales, la transparencia y la austeridad.

¿Y qué les separa?

Los principios y los valores no son exactamente los mismos. Desde la diferencia, hemos solventado algunos temas bastante bien. Por ejemplo, los educativos. Nuestro modelo se sustenta en lo público, fundamentalmente. UPN tiene más querencia por la educación de curas y monjas que lo que podemos tener nosotros. En el tema de la interrupción del embarazo hemos buscado una redacción en la que ambos podamos sentirnos cómodos, aunque es evidente que UPN no quiere que se produzcan en Navarra. Y, en política fiscal, estoy convencido de que ellos apostarían por menos recaudación y menos Estado del bienestar que nosotros.

La presidenta Barcina sostiene que 'no habrá cambios' en el aborto.

Entiendo que tiene que hacer un guiño hacia su electorado y en clave interna, pero la redacción del acuerdo es clarísima: 'Se garantiza el derecho a percibir todas las prestaciones sanitarias en Navarra'. Y la interrupción voluntaria del embarazo es una de ellas.

¿Visitó la acampada del 15-M en Pamplona?

Pasé el otro día y también estuve en la de la Puerta de Sol.

¿Le pareció una reunión de perroflautas', como dicen algunos?

No, en absoluto. Me parece una falta de respeto. La derecha tiene la costumbre de descalificar a los ciudadanos cuando se manifiestan pacíficamente, primero les llamó pancarteros y ahora perroflautas. Con más motivo se le podía haber dicho a ellos cosas porque en estos ocho años se han dedicado a estar en la calle contra los matrimonios del mismo sexo, contra la interrupción del embarazo o el 'Navarra se vende a ETA'.

¿Cúal de las propuestas del 15-M le resulta más interesante?

La participación ciudadana. El futuro lo tenemos que hacer entre todos. No es saludable que la clase política decida a espaldas de la gente.

¿Es partidario de abrir las listas electorales?

Habría que dar una vuelta a la Ley Electoral, no hay que tenerle miedo, pero no desde el oportunismo como pretende Esperanza Aguirre sino a través de la ley orgánica. Debería conjugar listas abiertas que permiten mayor cercanía entre elegibles y electores con la formación de gobiernos estables.

Vistos los resultados del 22-M, ¿qué errores cometió el PSOE?

Es lógico que los ciudadanos sientan desafección con quien gobierna en este momento ha sucedido Francia, Reino Unido, Italia.... En alguna medida, le responsabilizan de lo que está ocurriendo. La culpa no es de este Gobierno. Esta situación la ha generado el liberalismo más atroz. Este Ejecutivo ha adoptado medidas importantes que pueden doler, pero que eran imprescindibles para que este país no se vaya por el desagüe.

Con el castigo a los recortes, las perspectivas para las elecciones generales son poco halagüeñas.

Los ciudadanos entienden cada vez mejor que el Gobierno ha hecho lo que tenía que hacer. También van a saber que no es lo mismo que este temporal lo esté lidiando un Gobierno socialista que uno de derechas. Con ellos, los pilares del Estado del bienestar estarían destruidos.

¿Cree que va a ocurrir en las comunidades?

Sin duda. Un ejemplo práctico es cómo se han preparado el terreno en Castilla-La Mancha. Les pido que sean sinceros, que digan lo que van a hacer, que no engañen.

¿Este es el mensaje que van a lanzar en la conferencia política de septiembre?

No basta decir el programa oculto del otro, tenemos que dar soluciones, modernizar el Estado del bienestar y ser más atrevidos para una mejor redistribución de la riqueza.

¿Eso significa fijar nuevos impuestos para los ricos?

Si por mi fuera, el impuesto de patrimonio lo recuperaba mañana.

¿Y qué más hay que renovar?

En el tema prestaciones tenemos que empezar asumir determinadas realidades en el ámbito educativo y sanitario.

¿Rubalcaba es candidato por imposición o por incomparecencia de rival?

Las cosas se han hecho bien. Con el diálogo entre todos hemos llegado a un buen acuerdo. El gesto de Carme le engrandece y estoy contento de que el candidato sea Alfredo. Es buenísimo, y viendo lo que hay enfrente, aún es mejor.