Público
Público

"No nos gusta la cultura del subsidio, no es culpa de los andaluces"

Dura i Lleida asegura que "no hay ánimo de odio ni menosprecio" en sus críticas a los que reciben el PER

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No nos gusta la cultura del subsidio, y no es culpa de los extremeños y los andaluces, a los que no beneficia'. Duran i Lleida ha querido hoy matizar sus declaraciones de ayer en las que acusaba a los campesinos andaluces de cobrar el PER para pasar el día en el bar.  En declaraciones a Punto Radio, el dirigente nacionalista ha remachado que la verdadera política social 'es crear empleo y no dar subsidios'. 

Según Duran,  sus declaraciones deben enmarcarse en su respuesta a la consejera socialista de Bienestar Social andaluza, que dijo que mientras en Catalunya se recortaba en asilos ella inauguraba nuevas residencias y ha aclarado que 'no hay ánimo de odio ni menosprecio' y que aprecia Andalucía por su riqueza como región'.

'Los recortes no los hacemos por capricho, sino por necesidad'

Por lo que se refiere a los recortes que aplica desde hace meses el gobierno catalán, el dirigente de CiU ha asegurado que 'no los hacemos por capricho, sino por necesidad', y haHa asegurado que en la sanidad pública 'es donde menos se recorta' y por necesidad, ya que tiene un déficit de 6.000 millones de euros, pero también se harán ajustes en TV3 y en obras públicas, ha apuntado.

Las recientes declaraciones de Duran Lleida contrastan con la fama que tiene de ser un hombre moderado y que mide mucho sus palabras. En los debates parlamentarios, siempre ha hecho gala de un lenguaje exquisito y de ser capaz de hacer las críticas más demoledoras sin necesidad de utilizar un lenguaje duro o tabernario, algo que no ocurre con la mayoría de diputados. 

Los ciudadanos han sabido apreciar esta prudencia. El político catalán siempre ha ido uno de los políticos valorados por los españoles e incluso ha llegado a ser el que mejor calificación ha obtenido en las encuestas que ha realizado el CIS preguntando cómo puntuarían a los líderes políticos.

Duran ha obtenido la mejor calificación entre los políticos

Sin embargo, algo parece que ha cambiado en el candidato nacionalista de cara a las elecciones generales. Con unas encuestas que aseguran que puede obtener sus mejores resultados y  la posibilidad de que CiU vuelva a ser clave si el PP no obtiene la mayoría absoluta,  Duran i Lleida ha radicalizado su discurso como en declaraciones en las que acusó 'a los campesinos andaluces de cobrar el PER para pasar el día en el bar' o ha cargado duramente contra la inmigración asegurando que 'hay más inmigración de la que debería de haber'.

Con todas estas declaraciones, queda la duda de qué le está ocurriendo al dirigente nacionalista. Quizás sea el clima de cara al 20-N, pero esta nueva actitud no favorece nada a la política española, que siempre ha adolecido de falta de gente serena y que sea capaz de hacer política sin necesidad de hundir en la absoluta miseria al contrario.