Público
Público

"No he traicionado mis principios"

El presidente del Gobierno respeta la movilización sindical pero les pide que esperen a los resultados de la reforma laboral para juzgar su gestión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, está convencido de sus decisiones y así lo ha asegurado durante una entrevista en la Cadena SER. 'Estoy tomando las decisiones que España necesita', ha afirmado tajante.

Zapatero ha defendido la recién aprobada reforma laboral en el Congreso de los Diputados como un elemento para evitar 'el despido de un número importante de personas' mediante la 'flexibilización'. Sin embargo, el presidente del Gobierno no entiende que los sindicatos 'no asuman que tenemos una tasa de paro que duplica la media europea, una temporalidad elevada y que esa realidad tiene que ver con el marco laboral'. 

El jefe del Ejecutivo no siente que con esta reforma haya 'traicionado' sus principios y se pregunta si los sindicatos, que han convocado una huelga general para el próximo día 29 de septiembre, estaban 'satisfechos' con el 'modelo laboral que teníamos'. 'No podíamos estar satisfechos', ha asegurado. 'Teníamos que hacer cambios', ha añadido el presidente que ha pedido a los sindicatos que esperen 'a los resultados' de la reforma.

Por esa razón, ha querido defender su gestión recordando 'la extensión de derechos sociales' de su etapa en el Ejecutivo. 'Hemos aumentado un 40% el gasto social de 2004 al 2008', ha argumentado Zapatero que considera su período al frente del Gobierno como 'un período de incremento de derechos sociales'. Sin embargo, el 'tijeretazo' aprobado en mayo fue duro y así lo reconoce. 'En mi plan político no estaba reducir el sueldo a los funcionarios ni congelar las pensiones', ha lamentado. 'Lo hice por sentido de la responsabilidad, por el alto déficit y porque los mercados ponían en cuestión el futuro de nuestra solvencia', ha añadido. 

'No estaba en mi plan político el recorte salarial y de pensiones'

Un recorte duro que Zapatero espera no tener que repetir. 'No va a hacer falta. A día de hoy no hay una necesidad objetiva para más recortes', ha aseverado el presidente, que se ha mostrado optimista con respecto al futuro. 'Lo razonable es que estemos en condiciones de consolidar la senda de la recuperación. Nos va a costar que sea vigoroso y que se acompañe con creación clara y nítida de empleo', ha reconocido. Zapatero considera que el pronóstico de Corbacho, que aseguró que en tres o cuatro años se volvería a los datos de empleo anteriores a la crisis, podría darse 'si las cosas funcionan bien'. 'Es un pronóstico que puede ser defendido'. 

Zapatero se ha mostrado optimista sobre la credibilidad de la economía española. 'Desde que tomamos las medidas de ahorro, la tensión sobre la deuda española se ha reducido notablemente', ha asegurado para añadir que los bancos 'han podido emitir y financiarse en el mercado mayorista'. El presidente del Gobierno ha recordado que la deuda pública tiene mucho que ver con el alto endeudamiento privado, principalmente 'de empresas y familias', que sostienen los bancos. 

Precisamente sobre las entidades financieras, Zapatero ha defendido que 'es una condición' que los bancos 'estén bien' para el funcionamiento de la economía. 'Si no tienen solvencia y margen de beneficios, las empresas no pueden invertir', ha asegurado. Por eso, ha respaldado el aval dado a los bancos. 'El valor de esos activos está en manos del sector público. Por eso les hemos cobrado'.


Zapatero ha querido defenderse de las acusaciones de rectificación de su Gobierno y ha asegurado que permitir a los consistorios más saneados endeudarse a partir de 2011 no es más que 'una respuesta a una mejora'. 'Desde el 12 de mayo (día del anuncio del recorte) la situación ha mejorado, por eso podemos abrir las posibilidades', ha explicado. 'Ojalá siga mejorando el déficit y podamos tener un mayor margen para aliviar los recortes'.

'El Gobierno no va con un GPS fijo, atiende a las características del recorrido'

El jefe del Ejecutivo asegura que su Gobierno 'evalúa cómo va la situación'. 'No va con un GPS fijo, va atendiendo a las características del recorrido', ha defendido. 'La economía es cambiante y la realidad y la percepción de los mercados lo es también', ha concluido. 'No vamos a ser el Gobierno de la obcecación'.

Sobre las negociaciones abiertas con el PNV para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado en 2011, Zapatero ha reconocido los contactos. 'Trabajamos para alcanzar un acuerdo con el PNV. La negociación está en marcha, aunque no sólo con el PNV, también con otros grupos'. 

Una negociación que aborda el espinoso tema de las transferencias de las políticas activas de empleo. 'Mucha gente probablemente no lo sepa, pero el País Vasco es la única Comunidad Autónoma que no tiene transferidas las políticas activas de empleo', ha explicado. Zapatero ha negado que en esas conversaciones se excluya al Lehendakari Patxi López y ha asegurado que se negocia tanto con el PNV como con el propio Gobierno vasco.

El presidente también ha tenido palabras para la marcha de Celestino Corbacho del Ejecutivo y ha negado que vaya a remodelar su Gobierno. 'No está en mis planes', ha asegurado. Sobre los rumores que apuntaban a una posible marcha de Cristina Garmendia del Ministerio de Ciencia e Innovación, Zapatero ha reconocido que la ministra 'se sorprendió'. 'Estuve con ella en el viaje a Japón y China y estaba cargada de proyectos y de trabajo', ha añadido.

'Garmendia se sorprendió con los rumores de su marcha'

También ha explicado sus sensaciones sobre la decisión del aún ministro de Trabajo de abandonar el Ejecutivo para engrosar las listas del PSC. 'Es una decisión de él y del PSC', ha afirmado. 'Mi respuesta debe de ser de respeto. Entiendo que es una persona con una proyección pública importante en Catalunya y aportará a la difícil contienda electoral que tenemos en noviembre'.

Sobre dicha contienda, Zapatero reconoce que el PSC parte desde una posición complicada. 'Es una competición difícil y salimos con humildad. Hay alguien que sale de ganador clarísimo', ha afirmado en referencia a CiU y a su presidente, Artur Mas. El presidente del Gobierno ha negado que le pidiera a Montilla un adelanto electoral para antes del verano. 'Las elecciones tienen que ser cuando el president de la Generalitat decida', ha añadido. 

En relación a otros comicios, los autonómicos, Zapatero también ha tratado el asunto de las primarias en el PSM que enfrentará en octubre a Trinidad Jiménez, su candidata, con Tomás Gómez, a quien el presidente trató de convencer para que no se presentara. Algo que ha reconocido a regañadientes. 'No quise evitar las primarias, podía haberlas evitado y no lo he hecho', ha asegurado. 'Le trasladé a Gómez mi consideración sobre las elecciones en Madrid, que tenemos una persona que está en condiciones de poder ganar. Él entendió que también está en esas condiciones. Me acuerdo de la frase que le dije: 'quien ejerce un derecho, a nadie ofende''. 

'Gane quien gane las primarias, será mi candidato'

El jefe del ejecutivo ha querido repartir buenas palabras para ambos candidatos, aunque no ha ocultado sus 'prioridades' que ya ha 'expresado'. 'Todos las saben, pero soy respetuoso', ha asegurado. 'Gane quien gane, ganará el PSOE y será mi candidato'. 

Zapatero ha reconocido que conoce más a Trinidad Jiménez y que si le dijeran 'que eligiera a una persona por sus valores de generosidad, por su capacidad de diálogo e integración y por cómo ha ganado en capacidad de gestión en la Administración pública, Trinidad ocuparía siempre un lugar destacado'. Aún así, ha querido aclarar que tiene 'mucho respeto por Tomás Gómez' y que 'gane quien gane' se sentirá 'reforzado'.