Diario Público
Diario Público

No lo llamen rescate, llámenlo... "préstamo"

El Gobierno evita a toda costa emplear el término para sustituirlo por eufemismos, como ya hizo con la subida de impuestos o la amnistía fiscal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No fue una amnistía fiscal, ni un abaratamiento del despido, ni una subida del IVA y por supuesto tampoco es un rescate. El Gobierno no quiere ni oír hablar de ese término y por eso, mientras el resto de la prensa internacional y nacional no duda en utilizarlo, el Ejecutivo emprende una carrera a contrareloj para preparar la artillería eufemística.

Minutos después de que los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro terminaran su reunión de urgencia para estudiar las ayudas a la banca española, el ministro De Guindos ha comparecido en rueda de prensa. Esquivar el uso de la palabra "rescate" ha sido el objetivo. Hacerlo sería comparar la situación de España a la de otros países previamente intervenidos como Grecia, Irlanda y Portugal, lo cual queda lejos de la imagen que el Gobierno quiere proyectar.

Será un "préstamo" a los bancos, afirmó el ministro, que se hará a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). "Lo que se esta haciendo es pedir un préstamo para tener unas entidades solventes que estén en disposición de dar crédito a las pequeñas y medianas empresas y a las familias españolas", ha insistido el ministro, que incluso ha calificado la noticia de "positiva".

El Gobierno gana tiempo y juega así con el arte del disfraz para tratar de salir al paso de lo tantas veces negado y mucho más temido. Sabe hacerlo. Desde que Rajoy llegara al poder a finales del año pasado el Ejecutivo se ha convertido en un experto para no hacer parecer lo que en realidad es.

De Guindos habla de un "préstamo para dar crédito a PYMES"

Pasó con la amnistía fical, que no era tal, sino una "regularización de rentas y activos", según manifestó el Gobierno. También con la subida del IRPF, un "recargo temporal de solidaridad" y el abaratamiento del despido, cuyo término correcto era una "flexibilización de las condiciones de trabajo".

Y cuando los eufemismos se acaban, siempre hay lugar para los tecnicismos. Para anunciar una subida del IVA y otros impuestos a partir de 2013, De Guindos se refirió a una "modificación de la estructura de la imposición sobre el trabajo y un aumento sobre la imposición al consumo". Al ser cuestionado por su lenguaje, lo justificó diciendo que hablaba siempre en "términos hacendísticos".

El Gobierno llamó a la subida del IRPF un "recargo de solidaridad"

Si bien es cierto que el rescate a España presenta unas características especiales con ayudas que en principio sólo afectan al sistema financiero y no al Estado, nada en él hace que pueda escapar de la palabra maldita. No supone una intervención sobre la política económica del país y, en principio, no exigirá al Gobierno ningún plan de austeridad adicional a los que ya se aplican, pero el país sufrirá una fuerte vigilancia por parte del FMI y en última instancia, si los bancos no son capaces de sanear sus cuentas, será el Estado quien deba responder.