Público
Público

"No queremos un diagnóstico hecho con una calculadora"

AFEM congrega a más de 70.000 personas contra la privatización de la sanidad y asegura que no cesarán las movilizaciones hasta que la consejería se siente a dialogar. Anuncian otra marea blanca para el próximo domingo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Madrid volvió a teñirse de blanco en la tercera marea blanca convocada por la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM). Más de 70.000 personas, según los convocantes, 5.000 según la policía  han vuelto a expresar su rechazo al Plan de Sostenibilidad del Sistema Sanitario, mediante el cual el Gobierno de la Comunidad pretende privatizar seis hospitales y 27 centros de salud en la región. En un ambiente festivo, miles de batas blancas han marchado desde Neptuno hasta la Puerta del Sol entre cánticos y pancartas contra el gobierno regional.

Médicos y enfermeros, niños, padres y abuelos han salido a la calle a luchar por su sanidad, 'porque es nuestra y no de cuatro empresas' afirmaba Marisa, una madrileña a punto de jubilarse y que teme 'que llegue el momento de que los médicos le hagan un diagnóstico con una calculadora al lado'.

Con el lema 'Somos médicos, somos pacientes. Defendemos la sanidad pública' en su pancarta, la AFEM encabezaba una multitudinaria marcha. Detrás, el personal sanitario de los centros de salud  portaba otra pancarta que decía 'La sanidad no se vende, se defiende', lema que ha acompañado a la multitud durante todo el recorrido.

La intención del gobierno regional de dejar en manos privadas la gestión de los centros públicos indigna a todos los profesionales del sector. 'Es una auténtica barbaridad que el paciente va a notar', reconocía en Neptuno una veterana médico del hospital de la Paz que prefiere no revelar su nombre. 'Están dejando que caigan los hospitales que aún no están privatizados. Los privados se van a llevar a los pacientes rentables y van a obtener recursos mientras los públicos no tienen apenas personal de limpieza', se quejaba enérgicamente mientras mostraba con su teléfono fotografías del interior de los quirófanos de su hospital, con polvo, manchas de sangre en las paredes y un sinfín de material deteriorado que la Comunidad de Madrid no repone.

Al lado, su compañero, quien tampoco ha querido identificarse por 'miedo a repercusiones', se preguntaba qué pasaría si no hay dinero para pagar a la empresa privada que gestione un hospital. 'No atenderán a nadie si no cobran, porque son una empresa y su objetivo no es curar, sino obtener beneficios', decía.

'No se está consensuando ni afrontando con valentía esta reforma. Nadie ha demostrado que lo privado sea más barato' Reconocen que todo el personal sanitario secunda las huelgas y movilizaciones, pero según estos médicos, 'muchos trabajadores han acudido a trabajar sin cobrar para ayudar a los ridículos servicios mínimos que se han decretado en áreas como pediatría u oncología.

Marta Germán, médico del hospital Doce de Octubre repartía lazos blancos al inicio de la manifestación. Según ella, 'la Consejería está mostrando su cara más arrogante ' al no querer sentarse a dialogar con los diferentes colectivos sanitarios. 'Tiene en contra a todo el personal sanitario y a todos los ciudadanos, pero aún así soy pesimista en cuanto a un diálogo', reconocía.

Ya en la calle Alcalá, la multitud gritaba 'Sí se puede' o 'con este Gobierno vamos de culo' mientras pasaban por delante del Ministerio de Educación. También se veían pancartas que decían 'yo por mi sanidad, mato' o 'curar al PP'.

'Todos somos pacientes' apuntaba otro cartel mientras se cantaban villancicos y canciones contra las partidas de dinero público para hospitales privados.

Con total tranquilidad, la manifestación llegaba a la Puerta del Sol mientras la cola aún estaba rodeando Cibeles. Miles de personas no han podido escuchar el discurso del presidente de la AFEM, Pedro González, quien anunciaba, ante una plaza a rebosar, una nueva marea blanca para el próximo domingo, 16 de diciembre. Asimismo, mañana comenzará la tercera semana de huelga indefinida -de lunes a jueves- convocada por la asociación de facultativos.

En su discurso, González repetía que 'somo nosotros los que sabemos qué hay que hacer' para hacer más eficientes los servicios sanitarios públicos. 'Hay alternativas a una privatización que no es la solución', decía entre gritos y aplausos y añadía que 'no se está consensuando ni afrontando con valentía esta reforma. Nadie ha demostrado que los privado sea más barato'.

'Llegaremos hasta el final e inundaremos con batas y sábanas blancas la comunidad de Madrid', explicaba González. También se ha preguntado si los políticos que nos representan luchan por lo mismo que ellos, a los que la multitud ha respondido a coro, una vez más, 'no nos representan' y pedía la dimisión del consejero regional de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty.

La manifestación se ha dado por finalizada alrededor de las 14.30 horas, después de leer un fragmento 'muy actual' del discurso que el médico Gregorio Marañón pronunció en 1931.