Público
Público

"No quieren vecinos pobres como nosotros"

Los indignados intentan frenar en Granada el desahucio de una familia que denuncia acoso inmobiliario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Clara Martínez, de 61 años, ha perdido la batalla judicial. Desde hace varios años pleitea contra una inmobiliaria que quiere desprenderse de inquilinos de renta antigua, como ella, para derribar el inmueble y levantar en su lugar un bloque de apartamentos. Ella es la penúltima inquilina de la Casa del Aire, un edificio catalogado, situado en el histórico barrio granadino del Albaicín, que sus propietarios han abandonado a su suerte para conseguir la declaración de ruina de la construcción. Clara, que desde hace 22 años habita en un piso de ese edificio, no sabe dónde dormirá esta noche. Este miércoles por la mañana está prevista la ejecución de la orden de desahucio por vencimiento del contrato del piso, que la propiedad del inmueble se ha negado a renovar. Los indignados de Granada confían en paralizar el desalojo. “En otros lugares se ha conseguido”, afirma Francis, un portavoz del colectivo 15-M. Ellos, por lo pronto, se han sumado a la causa de Clara y de Manuel, los dos últimos inquilinos de la Casa del Aire.

El edificio es una de las pocas casas de paso del barrio nazarí que han sobrevivido a la especulación. Actualmente, y tras los desalojos realizados hace unos años, sólo residen en el inmueble Manuel y Clara. “Nos han hecho la vida imposible; han cortado la luz de la escalera y nos pasan los recibos; han abierto ventanas, bloqueado puertas, derribado falsos techos…; han llenado de escombros el inmueble para acelerar el deterioro del edificio”, explica Clara. “Las inmobiliarias nos han estado acosando, diciendo que el edificio estaba en ruina para que lo abandonáramos, pero lo que pretenden es construir apartamentos y no quieren que vivan allí unos vecinos pobres, como nosotros”.

Los indignados de Granada iniciaron este martes acciones de protesta para apoyar a los últimos vecinos de la Casa del Aire. Más de sesenta personas se concentraron frente a la Gerencia de Urbanismo por el inminente desahucio de Clara. De ejecutarse el desalojo, sólo quedará en el edificio Manuel, un inquilino que vive en la casa desde hace más de treinta años y que cuenta con un contrato indefinido.

Manuel ha visto cómo desde el año 2004, en el que las inmobiliarias comenzaron a comprar edificios en el Albaicín con los habitantes dentro, como la Casa del Aire, los vecinos se han marchado ante la presión ejercida por las inmobiliarias y la dejación municipal.

Según los inquilinos, la empresa ha hecho durante años caso omiso de las peticiones de reformas de los vecinos, solicitadas también por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada. Pero el organismo municipal no ha exigido la ejecución de los trabajos de rehabilitación, precisa Clara.

Los indignados del 15-M tienen previsto este miércoles una nueva  concentración frente al inmueble para impedir este desahucio “que antepone la especulación urbanística al derecho a la vivienda y la vida vecinal de un barrio”. Este martes, coincidiendo con la protesta, se conoció la sentencia que absuelve a tres indignados detenidos durante el desalojo de la plaza del Carmen. La resolución sigue el criterio de la Fiscalía de Granada, que no apreció delito en la actuación de los jóvenes, durante el juicio celebrado el pasado 8 de junio.