Público
Público

Una noche de putas para los buenos trabajadores

Una empresa malagueña ofrece una noche en un local de alterne a sus empleados por buena productividad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un bono de una noche en el club S'cándalo, uno de los locales de alterne más populares de Málaga.

Es uno de los regalos que la empresa de telemárketing Yellow Telecom incluye en el catálogo de un plan de incentivos para sus trabajadores. 'Porque te lo mereces', reza en el folleto.

Para conseguirlo, el empleado tiene que reunir 200 puntos, directamente proporcional al número de ventas realizadas. Disfrutar de un mes de peluquería o de un reproductor de música cuesta lo mismo. Ganar un carro de la compra por valor de 100 euros en un supermercado o cuatro entradas para un parque acuático resulta más barato: 150 puntos. El catálogo, que incluye también un bono canjeable en un sex shop, fue entregado a los trabajadores el pasado mayo.

El sindicato CGT ha llevado el caso ante la Inspección de Trabajo 'por atentar contra el derecho a la intimidad y la dignidad de los trabajadores', según consta en la denuncia.

'Esto es propio de épocas pasadas', criticó el sindicato en un comunicado, en el que también acusa a la empresa de retrasos en los pagos e incumplimiento del convenio colectivo. Este periódico intentó, sin éxito, contactar con Yellow Telecom, que, según explicó CGT a Público, comercializa servicios de Internet de la empresa Jazztel.

Desde CGT desconocen si algún trabajador de la empresa de telemárketing ha solicitado el bono para el club S'Cándalo. El sindicato considera estos hechos como una infracción 'muy grave', y confía en que la Inspección de Trabajo sancione por ello a la empresa.

Otros regalos que se incluyen en el catálogo son diferentes bonos en grandes superficies, como Carrefour. Uno de los incentivos más codiciados es una moto Vespa, por 4.000 puntos.

Miguel Montenegro, de la sección sindical de Transportes y Telecomunicaciones de CGT, asegura que en los últimos días la empresa 'está metiendo miedo a los trabajadores', para conseguir 'imponer la ley del silencio'.