Público
Público

Nóos contrató a la agencia que cobró en negro del PP de Matas

Nimbus, cuyo propietario será juzgado el lunes junto al expresident, trabajó para el foro balear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La agencia de comunicación Nimbus, que presuntamente cobró en negro trabajos para la campaña electoral de Jaume Matas en 2007 y cuyo propietario compartirá banquillo desde el lunes con el expresident balear, también trabajó para la ONG de Iñaki Urdangarin.

Las facturas incorporadas al sumario y el informe de Hacienda sobre las operaciones mercantiles de las piezas del conglomerado tejido por el yerno del rey y su socio Diego Torres confirman que Nimbus percibió 32.816 euros del Instituto Nóos. El concepto: los servicios de comunicación prestados por la agencia en 2005 y 2006 para la celebración de las dos cumbres turístico-deportivas (Illes Balears Forum) enco-mendadas por el Govern balear a esa asociación y que le reportaron 2,3 millones.

La realización del trabajo facturado por Nimbus no está en cuestión, al menos por el momento. Ni las cantidades percibidas fueron relevantes. Pero lo importante, aquí, es que Nóos acudiera a la agencia de comunicación favorita de Matas. La misma que, según el sumario del caso Palma Arena, del que dimanan las diligencias sobre la trama Nóos, recibió 71.000 euros en 2007 pagados en B por el entonces gerente del PP balear: Fernando Areal, cuñado de Matas.

La agencia, favorita de Matas, facturó en las dos ediciones del Illes Balears Forum

El propietario de Nimbus, Miguel Romero, es uno de los acusados en el juicio que arranca el lunes, el primero derivado del caso Palma Arena contra Jaume Matas. Aquí se juzga al expresident por un asunto distinto al de los pagos en negro y menor en comparación con otros desmanes atribuidos al expresident. Menor la supuesta malversación de 650.000 euros pero que puede acabar dando con sus huesos en la cárcel: Anticorrupción pide para el expresident ocho años y medio por malversación, prevaricación, falsedad, tráfico de influencias y fraude a la Administración. Los mismos delitos salvo el tráfico de influencias que el juez del caso, José Castro, detecta en la trama Nóos.

El desvío de fondos, moneda de cambio habitual durante el mandato de Matas a tenor de lo que las investigaciones van destapando, se plasmó en la contratación ilegal de un periodista afín al PP mediante un contrato camuflado con la agencia Nimbus. Se trata de Antonio Alemany, redactor de los discursos de Matas y hasta su reciente cierre columnista de la edición balear de La Gaceta.

Su dueño delató en la fase de instrucción el amaño de otro contrato

En el último año y medio, ese rotativo operó como ariete del juez José Castro y el fiscal Pedro Horrach en busca de algún escándalo que los desacreditara. El intento resultó fallido. Y Alemany no pudo zafarse de los dos hombres que han acorralado penalmente a Matas y que ahora estrechan también el cerco en torno al yerno del rey. El expresident, en libertad bajo fianza de tres millones, lleva dos meses intentando que el caso Nóos pase a la Audiencia Nacional. Hasta ahora, ha resultado fallida su maniobra, alentada por la convicción de que al duque de Palma le iría mejor en Madrid que en el Juzgado de Instrucción 3 de Palma, el de Castro.

El dueño de Nimbus, Miguel Romero, también se arriesga a penas de cárcel. Pero todo apunta a que en la vista declarará contra Matas en busca de una condena rebajada. De hecho, durante la instrucción fue él quien delató al expresident y confesó el amaño de la adjudicación a Nimbus con una condición: que subcontratase a Alemany.