Público
Público

"Se nota mucho que hay menos trabajadores"

Alfonso Delgado. Paciente de 64 años. Destaca que los sanitarios intentan que su situación laboral no afecte al paciente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Cuando uno está enfermo, tiene la necesidad de confiar en el personal sanitario. No son cualquiera. Pones tu vida en sus manos y tienes que estar seguro de que te ofrecen una garantía'. Alfonso Delgado tiene múltiples dolencias y está siendo tratado desde hace tres años de una patología ocular en el Hospital de Sant Pau, que ha presentado un ERE temporal de 1.400 personas.

Alfonso reconoce que se siente 'muy a gusto' en el hospital. 'Los médicos son grandes profesionales y dejan al margen sus problemas laborales', dice Delgado, quien recuerda que en los tres años que lleva visitando el Hospital de Sant Pau 'se ha notado mucho la disminución del personal; a pesar de que no afecta al trato con el paciente, es evidente que son menos profesionales en plantilla'.

Frente una pancarta de 'Stop recortes', el paciente defiende que los profesionales sanitarios reivindiquen sus derechos porque 'los políticos deberían estar aquí enfermos para saber qué se siente', afirma. Alfonso reconoce que no sólo es un problema de los sanitarios y de los usuarios afectados. 'A los médicos jóvenes que no tienen una plaza fija se les estáennegreciendo el futuro a pasos agigantados', añade.

Padre de una técnico de laboratorio de 30 años que también trabajó en ese hospital, Alfonso reconoce estar preocupado porque, antes, trabajar en el sector sanitario garantizaba una estabilidad laboral. 'Ahora, ni los médicos están a salvo'. Delgado mira a su mujer con un gesto cómplice y dice: 'Como los maestros, no les queda otra que irse a trabajar al extranjero. La historia se repite'.

Delgado considera que la Generalitat de Catalunya,'si buscase', encontraría otras 'cosas dónde ahorrar'. Se pregunta por la necesidad de seguir invirtiendo en un Ejército. 'No propongo que se elimine el Ejército, pero, si tan mal está la cosa, antes que atentar contra un derecho fundamental como es la sanidad pública y de calidad, se podría reducir a la mitad la partida presupuestaria que destinan a balas y pistolas'. Alfredo reflexiona en voz alta y concluye: 'Parece que busquen una sociedad de analfabetos'.