Público
Público

La novela de Peláez

La presunta trama aparenta ser una campaña para distraer la atención de un caso contra la Xunta del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sostiene el abogado Ignacio Peláez que su cliente, el empresario lucense Jorge Dorribo, imputado en una causa por delitos de fraude en subvenciones públicas, falsedad documental, alzamiento de bienes, blanqueo de capital y contra la hacienda pública, el caso Campeón, le ha 'confirmado que va a tener la capacidad para poder acreditar que lo que ha dicho sobre el ministro de Fomento es verdad'. El abogado Peláez, exfiscal de la Audiencia Nacional, sostiene que, si bien él y su cliente 'están deseando que Blanco presente una querella por calumnias, porque ello le daría el derecho de demostrar que es verdad, hasta que no se cierre el procedimiento actual [contra Dorribo] el ministro no podrá interponer una querella'.

En estas dos frases quizá se encuentren dos claves para entender lo que tiene toda la pinta de una campaña para convertir un caso contra el Gobierno del PP en Galicia, en la persona del diputado coruñés Pablo Cobián, los imputados Joaquín Varela y Carlos Silva, director y subdirector del Instituto Gallego de Promoción Económica (Igape) y el ex conselleiro de Industria, Fernando Blanco, del BNG, en otro que, por su espectacularidad, empequeñecería el anterior habida cuenta de que el protagonista sería nada menos que el portavoz y vicesecretario general del PSOE, Pepe Blanco.

Para empezar por una de las claves, ¿qué ha dicho el empresario en sus declaraciones en el Juzgado de Lugo, donde, a cambio de una presunta colaboración, ha obtenido su libertad? Según Peláez, Dorribo habría acusado a Blanco de haber cobrado 400.000 euros a cambio de gestiones para obtener subvenciones. Este cobro habría tenido lugar, según la versión de Peláez, a través del pago de la empresa Nupel, propiedad de Dorribo, a Electricidad Espiñeira y Bran, que pertenece a Manuel Bran, primo del ministro, y otras empresas.

Sostiene José Piroscia, abogado de Bran, que su empresa facturó a Nupel 35.000 euros en concepto de trabajos de electricidad para una nave de almacenaje de productos farmacéuticos que construyó Dorribo en Andorra. Al parecer, hay otros trabajos realizados, por otras empresas, por un total de 100.000 euros, que nunca fueron pagados. ¿Y cómo se llega a los 400.000 euros? ¿Y si Piroscia nos estaría dando una pista con esos 35.000 euros que asegura habría facturado la empresa de Bran?

Fuentes jurídicas señalan que, contra lo que afirma Peláez, Dorribo nunca dijo a la juez que había dado 400.000 euros para el ministro. Lo que sí explicó, según esas fuentes, es que había pagado más de 40.000 euros en efectivo en Andorra, por los citados trabajos de electricidad. No 400.000 euros, sino más de 40.000 euros. Peláez dice que Blanco no podrá presentar querella contra Dorribo hasta que no se termine el procedimiento de las subvenciones fraudulentas. Y lleva razón.

En cierto modo, Peláez nos ha querido decir que él y su cliente están disparando a una persona indefensa. La juez elevó en el caso Campeón dos exposiciones motivadas al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia para proceder contra aforados (Cobián y Fernando Blanco), consiguiendo el apoyo para hacerlo. Tras escuchar a Dorribo sobre Pepe Blanco, la juez no ha practicado todavía diligencia alguna, como, por ejemplo, tomar declaración a Manuel Bran. La campaña periodística de Peláez y política del PP quieren esa exposición motivada de la juez sin dilaciones.